Cruzando el Charco en Niceto Club: Somos pasión

Con motivo de presentación de su último disco, Lo que Somos, acudimos el sábado 17 de agosto al primer Niceto de la banda platense Cruzando el Charco.

Si bien cada banda cuando se encuentra trabajando en material nuevo intenta plasmar un poco de lo que representa como tal, o de lo que es, no siempre el resultado es una prueba explicita de su esencia como grupo. Ya sea porque hay un concepto que intentan instaurar en las nuevas canciones, porque se ven limitados por el lugar que ocupan dentro de los géneros musicales, por el cómo lo recibirá el público y un montón de variantes más que impiden lograr un disco con el que se sientan identificados. Cruzando el charco es una banda que lleva un camino recorrido de siete años y que en esta oportunidad quiso sintetizar en un disco eso de lo qué están hechos. Esto es lo que representa “Lo que somos” (2019), su cuarto disco.

La gira de presentación arrancó en junio en la ciudad que los vio crecer y se expandirá al resto del país y Uruguay. En Capital el lugar de presentación elegido fue Niceto, donde debutaron con un sold-out a pura expectativa. A eso de las 21:30 se dio inicio a una noche donde confluyó la variedad de estilos. El candombe, la cumbia y el rock.

“Puede Ser” el tema que abre el disco fue el encargado de abrir la noche también. El repertorio fue completo y variado, se escuchó lo último en su totalidad y se incluyeron varios temas viejos. A puro agite fueron sonando “Luces”, “A mil”, “La 3ra en discordia” y “Piel de cocodrilo”. “Encontrar” trajo uno de los momentos más lindos, una de las favoritas del público, de esas canciones en que todos levantan sus celulares porque quieren atesorar el momento. “Soy” fue la más cantada de las nuevas canciones que además cuenta con su videoclip.

En un ambiente cada vez más y más festivo, la noche se iba metiendo en el momento bailable de la setlist. Se escuchó “Corazón” seguido de la cumbia “Colgado de este amor”. Francisco Lago le cedió la posta a Nahuel Piscitelli, guitarrista, y puso a bailar a todo el público al ritmo de “Cartagena”, corte del segundo disco de la banda. Se cortó la bailanta para que todo Niceto entone a coro “Lo nuestro tiene magia”. La canción “Mi Partida” fue la precedente al acústico de Francisco al son de “Viejo”, que comenzó en solitario pero que poco a poco cada integrante de la banda fue sumándose. “Pensé que la iba a tocar solo” bromeó el cantante quien aprovechó para agradecer las localidades agotadas y anunciar que tocarán nuevamente en Buenos Aires, específicamente el 5 de octubre en San Isidro para el cual saldrán esta semana las entradas a la venta.

A continuación se creó un mar de flashes porque fue el momento de “Cambiando de color” y “Volver a nacer”. La noche fue especial, no solo por el amor del púbico hacia esas canciones, sino que también por la calidad de la banda; Francisco es de los que te canta desde un tango hasta una cambia y no desentona una nota, hubo asistencia perfecta: Damian “Ticky” Rodriguez en teclado, Juan Matias Menchon en el bajo, Ignacio Marchesotti en percusión, Nahuel Piscitelli en guitarra y coros, Maximiliano Abal en la guitarra, Matias Perroni en la batería, y además contaron con vientos invitados.

Cerca del final de la noche y con ganas de un poco más de baile tocaron “Piantados en el techo”, ”Sobra la esquina”, y “El baile” con “Luna Maliante” que contó con un rap sorpresa de “Ticky”. Llegando a los veinte temas comenzó la despedida con “Balas de magia”, “Terminales” y “Madrugada” para desembocar ya siendo las once del sábado palermitano con “Adonde están”, último pogo y últimas gracias de la noche.

Debutó un disco en un ambiente de fiesta que no solo brindó un gran show, también fue una presentación de lo que es Cruzando el Charco, en una mezcla de estilos, ritmos, sensaciones, fundó una identidad. Demostraron que ellos son eso, una mezcla de rock-pop-cumbia y lo que sea que les de ganas de grabar en un estudio y salir a mostrarlo por el país. Un disco que en cada una de esas canciones muestra un pedacito de lo que ellos son y que como dice la canción “Soy”, “Soy de los que piensan que si no hay pasión no va”. Pasión, por suerte, acá sobra.

Iara Merlo

Colaborador at No Son Horas
19 años. Vespertina. Soy la que pasa música en las reuniones con amigos. Filosofía. Fundamentalista de Charly García.
Iara Merlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *