Al final era un “Hasta Luego”

En los momentos de crisis hay que replegarse, ser frío, separarse de las cosas y pensar cual es la mejor decisión para todas las voluntades involucradas, y en No Son Horas actuamos así. Allá por el mes de noviembre recibíamos la noticia del cierre de Dotcom, y ahí se iba una de las etapas más lindas de este proyecto. Un lugar que siempre nos recibió con una sonrisa, nos dio todas las libertades que queríamos y nos potenció para hacer un programa cada vez mejor.

Nos juntamos, charlamos y creímos que esta era una oportunidad para replantearnos lo que queríamos, para valorar lo construido y para extrañar lo que amamos, por eso aquel 12 de diciembre lo anunciamos como el último en un tiempo largo. Y en eso no mentimos, en 8 meses nos juntamos dos veces a comer y a charlar, y todo estaba intacto.

Es importante agradecer a todas las radios que nos abrieron las puertas, nos mostraron sus espacios y quisieron que seamos parte de cada una de ellas. Para nosotros fue muy importante ver la cantidad de radios online que han crecido en todos estos años, y que estas plataformas no tienen techo en el corto ni mediano plazo.

Luego de encontrar un nuevo hogar, gracias eternas a la gente de Radio a la Calle, era el momento de convocar al equipo, el cual lamentablemente sufrió dos bajas (Ana y Lucas, aunque van a pasar cuando quieran), pero incorporó a Sergio y Gastón, dos tipos que están involucrados en el proyecto desde hace muchos años.

El jueves 15 es el día elegido, a las 19hs vamos por la temporada 13. Será diferente porque tendrá solo 4 meses y medio, pero vendrá mejor que nunca porque el contenido será superador y porque estamos con muchas ganas de hacer lo que amamos y con el equipo que elegimos.

Somos Juli, Rodri, Nico, Sergio, Gastón, Juan y Fede.
No Son Horas
Temporada 13
Jueves 19 a 21
www.radioalacalle.com

Federico Bravo

Autor at No son horas
Messista, bielsista y cuervo desde que estaba en la cuna. Pearl Jam y La Renga por sobre todas las cosas. Creador de este hermoso proyecto de 12 años de vida.
Federico Bravo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *