DosTresCinco en La Tangente: Lo que el hip hop necesita.

“Me agarró, me arrastró, me absorbió, enloqueció mi cuerpo y aquí me dejó, me mató, me absolvió y revivió” dispara y fabrica ruido colectivo el larguirucho Tío Marcos cuando cierra con “Por el Funk”, y no hay mejor anología para lo que es el sonido de los uruguayos de Dostrescinco: beats frenéticos bajo poesía urbana.

Medianoche en Buenos Aires, las calles repletas de un exceso de autotune y mucha falta de respeto por la vieja escuela de los ritmos urbanos, todavía se rescata algún beat y una buena rima encima escondida en algún rincón, el dato del sábado era el oasis melómano de La Tangente, y los invitados serían el clan de Dostrescinco, rescatistas a puro pulmón de un género que se está depurando de lo que sobra y no hace falta, para que quede lo justo y lo necesario: hip hop crudo del bueno.

Arrancan con la intensidad de “Seguimo’ en Vilo”, “Es Hoy” y “Voluntad”, el flow de los viejos temas se apropia del momento, golpe tras golpe con movimientos calculados y exactos de Gabino, Farath, Tío Marcos y Taio. Se asoma un funk crudo y rap conciencia, desde el inicio los charruas parecen tenerlo todo, un público algo tímido empieza a entrar en calor.

Importante hablar de cada ingreso de DJ Miami, su cadencia y elegancia al rapear es envidiable, “El verdadero precio de las cosas sos vos, tu tiempo, tu familia, tu retorno, tu adiós, un sueño inquebrantable mi fé no está en dios, soy feliz en una hamaca y con un plato de arroz.” deja flotar suavemente en “Atrapasueños”, uno de los temas de la banda que coquetea con una especie de r&b espiritual.

Dostrescinco es pura seriedad.

Bailamos con la onda reggae de “Agua” (su nuevo tema), disfrutamos de letras positivas en “Presente” y “De tantas vueltas”. Llenos de rimas sencillas pero profundas, que en las voces de los uruguayos suenan a enseñanza de vida de gente que viene años pateando la calle, y que tienen lo que ganaron a puro trabajo y amor. La banda suele ponerle fuerza a sus coros, mensaje repetitivo que nos hace recordar y diseccionar cada tema, “Vine a Perderme” y “Como una Nube” son el perfecto ejemplo de lo importante que es tener algo que decir y hacer que el público lo recuerde, ambos temas del “Recordis (2018)”.

El final de la noche (en la alta madrugada) suben los decibeles y la velocidad, “Al fondo que hay lugar”, “Piloto Automático” y la salsosa “Momento de Swing” terminan arriba con una Tangente bailando cada ritmo. Dostrescinco tiene west coast rap, funk, boom bap, r&b, fusión… el género da igual, que los siga todo el mundo, flow y corazón.

Daniel Borjas

Cronista at No Son Horas
Melómano de Maracaibo (envejeciendo sin dignidad), aristócrata de barrio y conmigo siempre lo degenerado quizá excesivo y las catástrofes en orden.
Daniel Borjas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *