La Vela Puerca en El Teatro Flores: Destila Vida

Con un 2019 puesto en marcha, hace rato paseándose por toda la Argentina, estrenando videoclips, cansándose de agotar fechas y disfrutando de un exitoso presente, La Vela Puerca volvió a capital con un triplete sold-out.

Estuvimos para presenciar la primera de las tres noches que le esperan a la banda uruguaya, patrimonializada por todos los argentinos como referente de nuestro rock nacional. Noche de un miércoles frío pero que se vivió con mucho calor en el mítico teatro que ya es cuna del rock.

A eso de las ocho y media, con el teatro aun medio vacío, se presentó como telonera “Milongas Extremas”, una banda que cruzó el Río de la Plata para acompañar en sus shows a La Vela. Son un cuarteto, cada uno con su guitarra criolla, con su voz y con muchísima fuerza tocaron durante casi una hora sus milongas de espíritu roquero. Muy aplaudidos por el público, se declararon unos fans más y hasta se sumaron con sus guitarras a cantar el himno “dale la vela de mi corazón”.

Con el público ya entrado en calor a puro aplauso y cántico, se largó nueve y media pasadas el inicio de lo que todos estábamos esperando. Fue un rejunte de su historia sin dejar de lado el motivo de reunión, la presentación de su último disco.

Se podría dividir la noche en dos mitades: la primera fue destinada a los más exitosos de su último material, Destilar (2018). Se escucharon “Mi
Diablo”
, “De Negro Y Rojo”, “La Nube”, entre otros. “Velamen” fue la elegida para abrir. Mecharon alguna que otra de Piel de Hueso (2011). La otra mitad fue un regalo para el público más antiguo, un repaso por sus éxitos y clásicos, “Zafar”, “Va A Escampar” y “Por La Ciudad”.

“Mi semilla” llegó con uno de los momentos más mágicos de la noche cuando Sebastián Teysera (Enano) invitó al público a sentarse y tener una versión íntima de uno de los temas más viejos. Parte del crédito por tal fiesta también se lo debe llevar el público que siempre se encarga de apoyar a la banda amiga, salta y canta las dos horas sin parar, hasta cuando no hay música. Un regalito de la gente para la banda, en el pequeño corte a mitad del show cantaron acapella uno de los temas más amados, «Jose Sabía», de pe a pa.

Cortesía de Gallo Bluguermann/ Rockpix.com.ar

Se fue un show más, de esos que celebran todo el camino andado y brindan por todo lo que llega, porque sigue llegando. Siguen trabajando al igual que hace más de 20 años, con dedicación y un compañerismo visible en el escenario durante cada uno de sus shows. Llevan alegría y vida a cada seguidor de cada lugar que visitan, por eso no hubo mejor canción para cerrar la noche y demostrar de qué están hechos: llenos de vida, «Llenos De Magia».

Estas fechas están agotadas pero habrá revancha para quienes se quedaron con las ganas, La Vela vuelve a Buenos Aires luego de un paso por Uruguay, el 8 de junio en Salón Rock Sur. Las entradas se pueden adquirir por velaentradas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *