Ca7riel + Paco Amoroso + ATR Band en Niceto: Rapeando y rebotando

La joven dupla creativa conformada por Ca7riel y Paco Amoroso se presentó el jueves 18 de abril, en Niceto Club. Luego de anunciar su show para el viernes y haberse agotado muy rápidamente, agregaron esta fecha que también voló. Así de contundente y arrasadora viene avanzando la movida del rap argentino.

Adentro no entraba más nadie, repleto de gente a la espera, apretadisimos y cogoteando al escenario para no perderse nada. De fondo a la espera, con telón cerrado, sonaban algunos temas de la movida rapera para ir calentando el cuerpo y encendiendo las mentes.

Salen al escenario y explota. Ca7riel, de pelo muy cortito y teñido de rojo furia, con una camisa abierta mostrando el pecho prendía fuego a cada paso, junto a él Paco Amoroso, con un enterito rojo chillón y pelito corte taza teñido de rubio, hermoso y siniestro.

Rapeando y rebotando, no pararon de agitar, y el público eufórico se entregaba a eso, generando una conexión con mucha ida y vuelta, prendiéndose al pogo en masa. Imposible quedarse quieto, que no se te mueva alguna parte del cuerpo, que algo físico te pase, transmiten mucho eso, como si en vez de piernas tuvieran resortes.

Hubo dos momentos épicos por parte de la banda, fuera de lo que se podría esperar de un recital clásico de rap. Había dos baterías a cada lado del escenario, en el frente. Con un cambio de luces se hizo un parate y dos bestias se sentaron en cada bata para dar un solo increíble, medio zapada, medio jam session. Y Ca7riel también tuvo su hermoso desliz como un oasis en el medio del desierto, se calzó la guitarra y empezó a tocar, cosas, parecía como si se le hubiese ocurrido de momento, y tiró unos punteos medio rock, medio Hendrix.

La noche continuaba al palo con un par de temas de Ca7riel hasta que en un momento nos gritó “Aplausos para el campeón” y así anunció a Wos (Campeón internacional de la Red Bull Batalla de los Gallos), quien lo acompañó en un tema y ayudó a revolear todavía más a la monada. Sin quedarse atrás, Paco se tiró al público para hacer un mosh y recibir el amor de la gente.

Sonó lo que tenía que sonar, y dieron todo lo que tenían, saltaron por todos lados, gritaron al micrófono, agitaron al público y agradecieron por el apoyo. Cerraron demasiado bien arriba con el corte “Jala Jala”, imposible bajar después de aquello.

Mathias Sassone

Cronista at No Son Horas
"Cuando el carro se echa a andar, los melones se acomodan"
Mathias Sassone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *