Superchicas Musicales en Club Morán: Antidomingo de Superchica

Se terminaba el fin de semana, ya casi de noche y las Superchicas Musicales nos esperaban con las puertas abiertas en el Club Cultural Morán del barrio de Agronomía.

Nos daban la bienvenida las anfitrionas abriendo la noche llenas de emoción, compartiendo unas palabras y presentando a Lu Meira quien hizo canciones citando al río, al viento, interpretando unas melodías dulces que venían de su piano y su voz, con unas mezclas de soul que por lo bajo te hacían mover la cabeza y escuchar todo lo que tenía para decir o para hacernos imaginar con las letras.

Nos dejaba el escenario encendido, y con una sonrisa enorme recomendó seguir escuchando a Camil Camil, que nos trajo toda una propuesta más electrónica, con sintes y sonidos envolventes, tuvo como invitadas especiales a Gi Giarrizzo en guitarras, a Candela Cibrian (Fenna Frei) en voces y a Carolina Flores en bajo, un despliegue de talento arriba de las tablas mezclándose.

Luego irrumpió en el escenario Gi Giarrizzo quién arrancó con un estilo electro-pop, guitarra al hombro y  Martín Millán (baterista de Árbol) acompañando en batería electrónica , pasaron por varios temas e hicieron una versión de “whats up?” de ‘4non blonde, pero cambiando el tan conocido coro por un “se va a caer, se va a caer”, el público respondió coreando al unísono, punto alto de la noche.

Luego de los dos primeros shows tuvimos la suerte de poder escuchar Celsa Mel Gowland, quien fuera la primera vicepresidenta del Instituto Nacional de la Música (INAMU) y es la impulsora de la ley de cupo femenino en los espectáculos musicales, nos explicó cómo y porqué surgió este movimiento, “esta ley surgió del enojo, del hartazgo por sabernos infravaloradas, ninguneadas, discriminadas por no tener suficiente espacio de expresión, esto no viene de ahora, viene de hace muchísimos años”, así fue que un grupo de mujeres músicas reflexionamos sobre nuestra situación y nos dijimos, “hagamos una ley de cupo, como en la política, sino este techo de cristal no lo rompemos más” (sic), así fue que al poco tiempo empezaron a impulsar esta ley poniendo el cuerpo, el tiempo y la garra para ir recorriendo este camino que ya no tiene vuelta atrás.

Fue Celsa quién tuvo el agrado de presentar a la capitana de la fecha, Hilda Lizarazu quien subió al escenario con el cartel que merodea en la mayoría de los festivales actuales con la leyenda “X + mujeres músicas en los escenarios”. Así empezó su show y así lo terminó, abrazada a todas las artistas que se presentaron esa noche en el festival con dos carteles enormes que pronunciaban el pedido.

Para cerrar la noche, nos regaló su música Marigrá Geranio quién nos hizo disfrutar de su empuje, sus canciones y su paz.

Este no está siendo cualquier festival, éste está siendo uno de los que busca generar espacios de intercambio cultural y bancar la movida de abajo, de a poco, concientizando la sororidad y la calidez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *