Weezer: Teal Album

Acompáñame a conocer una linda historia musical….

Introducción

¿Voy a escribir sobre un disco de covers? Sí, porque me encantan los covers.

Creo que cuando una banda hace una versión de otro tema pone sobre la mesa muchas cosas: por un lado, generalmente conforman una suerte de homenaje…una declaración de admiración o al menos gran simpatía por la obra de otro artista. Este juego de referencias e influencias musicales a veces incluso pueden ser sorprendentes.

Después, a la hora de interpretar el tema que sea empiezan a aparecer decisiones, balances entre la versión original y la nueva versión: ¿hasta qué punto se la “respeta” y se mantiene su esencia? ¿hasta qué punto se mezcla con la propia esencia de la banda? ¿es una oportunidad para imprimirle la esencia de la banda a un tema? ¿o es una oportunidad para ponerle la impronta del tema a la banda? Todas las respuestas son correctas.

Y yo disfruto mucho esa dicotomía en los covers, eso que a veces está equilibrado y a veces se va al otro extremo hasta el punto en que cuesta reconocer la versión original.

También es un disco de Weezer, una banda de la cual no soy fanático y de hecho no la tengo escuchada con tanta profundidad. El primer recuerdo que tengo de Weezer se remonta a mi adolescencia, cuando Hash Pipe apareció en MTV sintonizado en una tele de tubo (obviamente); una época en la que ese era prácticamente el único canal que miraba y la única fuente de información que necesitaba. En aquel momento recuerdo haber pensado que sonaban muy muy bien, y que seguro les iría muy bien también (pensaba que recién arrancaban). Después casi que les perdí el rastro, y los fui reencontrando muy aisladamente cada tanto…con temas sueltos. Así que si algún fan de Weezer lee esta reseña y quiere aportar o sugerir mayores precisiones, bienvenidas serán.

Sobre el disco

Siguiendo con un intermitente juego cromático, hace poco más de un mes Weezer nos regaló un pedazo de los 80s (con un par de infiltradas) en otro disco homónimo: su Teal Album.

“Teal”, que podría traducirse como “verde azulado”, es un tono cuyo nombre (en inglés) proviene supuestamente de un ave semejante a un pato (https://en.m.wikipedia.org/wiki/Eurasian_teal) que lleva una franja del mencionado color en su cabeza, alrededor de sus ojos. Un rasgo innato, pero que rompe con el resto de su estilo y deja ver que hay algo más…algo más de color.

“Teal”, como color, es también uno de los que integraron un grupo de 16 tonos de “colores web” HTML/CSS formulado en 1987 cuando eran los únicos soportados en la paleta VGA de Windows, y cuando tal vez sólo unos pocos eruditos de la materia podían llegar a imaginar nítidamente el impacto que tendría la accesibilidad a internet en nuestras vidas cotidianas. ¿Coincidencia? No lo creo.

Internet como lo disfrutamos en la actualidad es un vehículo facilitador cuasi universal y democrático de comunicación, eso es obvio ya. Pero el caso de hoy tiene que ver con un episodio que en otra época podría haber sido una pequeña historia entre un grupito de gente, pero que hoy logró capitalizar esa amplificación potencial y terminó tomando una dimensión hermosa. Hablamos de Mary Klym una fan de Weezer que con 15 abriles en su haber entendió que lo que el mundo necesitaba era a su banda favorita haciendo un cover de Africa (ver nota); una canción compuesta por David Paich y Jeff Porcaro, popularizada por su banda Toto y que le otorga un cierre de lujo al memorable álbum Toto IV de 1982. Africa es un tema que por motivos a veces difíciles explicar se empezó a re-conocer en el último tiempo y a disfrutar como una especie de “himno de internet” (que haya sonado en Stranger Things, por ejemplo, ayudó seguramente) ¿Un clásico de los 80s convertido en meme en 2018? ¿Por qué no? (si querés leer más sobre el boom de Africa como fenómeno de internet, podés ver esta nota).

Estas son algunas joyitas de la era digital que ejemplifican hermosamente lo que el mundo siente por esta canción:

Bueno, el punto es que la cuenta de Twitter @weezercoverafrica logró trascender el olvido y la fugacidad del entorno digital llegando a conseguir su añorado objetivo. No sin antes un deliciosamente jocoso guiño de la banda que respondía al pedido ni más ni menos que con otro buen cover pero de Rosanna, tema que abre el mencionado disco Toto IV y que en el momento en el cual se difundió la nueva versión sólo parecía ser una tomada de pelo de proporciones bíblicas.

ARTWORK OFICIAL DEL SINGLE AFRICA DE WEEZER

Mi opinión es que el mejor aporte de Weezer a estos covers es un sonido más de “garage”, algo bien característico de la banda. Cuando digo de garage me refiero a que no necesita de grandes cromatismos ni demasiados instrumentos para tener un sonido potente, interesante y colorido a su manera. A veces menos es más, y Weezer es un buen ejemplo de esto; una característica de la banda que por momentos parece “simplificar” algunos de los covers, restando o disminuyendo artilugios y decoraciones propias de la grandilocuencia que por momentos caracterizaba a los 80s. Sin duda a algunos de los temas les agrega una inyección de energía, una brisa de aire fresco en la cara, algo que les viene muy bien.

Tema por tema

ÁFRICA (1982)

Con el cover de África era suficiente, yo ya estaba hecho. Si no hacían nada más, ya estaba bien. Ese redoble de batería que va anticipando el tempo que ya todos conocemos nos adelanta también que la percusión va a ser más simple, pero no por eso menos poderosa. Tenemos una guitarra distorsionada que aterriza un rato antes de lo previsto para darle un mini punch extra al estribillo ya desde su comienzo y al solo de teclado que no podía faltar y parece pedir permiso antes de homenajear la versión original, casi con timidez o al menos con sumo respeto.

Como buen gesto de colaboración entre las bandas, la presentación en sociedad del single en vivo tuvo lugar en un show hosteado por Jimmy Kimmel (ver video), y contó con la presencia del mismísimo Steve Porcaro para el solo de teclados característico del tema.

EVERYBODY WANTS TO RULE THE WORLD (1985)

Ok, esto va en serio. Ya desde el arranque tenemos un bajo con mucha actitud marcando el tempo constantemente, como diciendo: este tema es mío, todo mío. Y así a lo largo de la canción parece que los instrumentos van teniendo una sana discusión acerca de quién se va a llevar el tema. Una muy buena versión también.

SWEET DREAMS (1983)

Empieza como para confundir a los distraídos en una playlist: es el tema posta no? Un momento, esa no es Annie Lennox…no es, no? Claro, si uno viene en mood ochentoso el tema podría arrancar sin que nos demos cuenta del sutil cambio de escala. Y en el medio de todo el solo que sale de una guitarra camuflada que se muere de ganas de ser un sintetizador, otra cosa que amo de los covers: cuando replantean qué instrumento hace cada cosa. Aplausos para eso.

TAKE ON ME (1985)

¿Ya dijimos que iba en serio? One does not simply cover Take on me versaría el meme de Boromir. Pero ya que estamos en el baile dijeron Rivers Cuomo y compañía…si la hacemos la hacemos bien.
Empezamos con una batería que si no te dije que es para este clásico de la banda Noruega uno podría pensar que está por arrancar Billie don’t loose my number de Phil Collins.

Otro detalle de color: es la primera vez que escucho Take on me y realmente entiendo cuando dice “in a day or two” (si bien de leer la letra uno ya sabe).
Y este parece ser hasta ahora el tema en el disco más distanciado de su versión original: un bajo de vuelta muy presente, una guitarra que tal vez no tendría tanto que hacer pero igual asoma. Una batería que se hace cargo de la versión y por momentos replica el viaje hacia el climax que originalmente nos regalaban los sintetizadores de A-ha.

HAPPY TOGETHER (1967)

Nos encontramos tal vez con una versión un poco menos histeroide que la de The Turtles, que oscilaba entre la melancolía de la letra en las estrofas y el parapapapa que canturrea el estribillo.
Sin el redoblante cuasi de funeral militar de la original casi que ahora te creo que es happy together, bueno tampoco happy..pero con una actitud más consistente quizá.

PARANOID (1970)

Es donde nos sentimos un poco más cerca de Weezer. Cuántas veces deben haber tocado este tema zapando en un garage, en un estudio, en la previa de un show? Parece que les fluye naturalmente. Parece ser que este tema podría estar suelto en otro disco de Weezer tranquilamente.

MR BLUE SKY (1977)

Tarda un poquito más en arrancar que la original, ¿no? Suspenso que se confirma en una versión muy fiel a la original y que lo deja a uno pensando: no tenemos suficientes covers de ELO (el que tengo más presente es este de Velvet Revolver).
¿Me parece a mí, o se nota que están disfrutando un montón haciendo este tema?

Y bueno, había que sacarse las ganas de usar el vocoder…sino no estamos en los 80. Y si pensaste que el cierre no lo hacían ¡lo hacen y lo gastan!

NO SCRUBS (1999)

Tal vez la primer infiltrada real en esta historia. ¡Cuántas canciones de R&B / Pop nos gustaría que se reversionen por bandas de rock! Letras y melodías que podrían ser auténticas power ballads, confinadas (la elección del término es propia de un amante del rock como quien escribe) a un sonido tal vez menos vistoso. Otra versión claramente diferente a su original, pero no por eso menos interesante; al contrario, nos ofrece una cantidad de rock suficiente para que “Scrub” nos caiga aún peor.

BILLIE JEAN (1982)

Cuando escuché el cover de Chris Cornell supe que no necesitaba más versiones de esta canción. Cuando lo vi en vivo hasta me pareció que podía resignar a la de MJ…pero bueno, sino cuándo iba a tirar Rivers Cuomo esos falsetes. En esta versión creo que resaltan ese espíritu rockero que tiene el tema, incluso acompañando mejor el mood de la letra.

STAND BY ME (1961)

La última infiltrada si se quiere (y última del disco) que no es ochentosa. Con una inyección de distorsión y rock que parece sentarle muy bien a una balada atemporal que ya tiene muchos covers encima.  

BONUS TRACK: ROSANNA (1982)

Con un artwork que intenta fusionar el logo de Weezer con el de Toto en la portada de TotoIV, Rosanna es un tema que pedía a gritos ser covereado, y la impronta que le deja Weezer es casi un teaser de lo que se iba a venir con el Teal Álbum: arreglos de voz simples pero poderosos, redobles de batería apenas a destiempo para descolocarte lo suficiente, un bajo que por momentos se lleva todo y la guitarra que termina de imprimirle ese punch. El sintetizador emulando casi idénticamente los arreglos, como diciendo que no sólo van a ser covers: van a ser homenajes.

BONUS TRACK: HASH PIPE BY TOTO

En este juego de versiones y homenajes la formación actual de Toto no se quiso quedar atrás. Esto los llevó a versionar el ya “clásico” podríamos decir de Weezer, un tema que quienes conocen un poco más de Toto que sólo los hits que llegaron a las cimas de los charts mundiales van a reconocer que marida muy bien con su ADN roquero. Ya no tenemos a dos de los Porcaro originales entre nosotros, pero la banda actual sigue representando muy bien el sonido característico de la banda y nos regala esta versión que les inyecta una dosis de frescura y novedad sin salir de un tema muy popular que conocemos y disfrutamos.

¿Qué otros temas ochentosos (o no) te hubiera gustado que Toto reversionara?

¿Cuál es esa banda que te gustaría que se ponga a grabar un disco entero de covers?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *