Viticus en Roxy Live: Lo nuestro es vicio

El canciller y su banda brindaron un show a todo trapo en Palermo.

Es sábado y la noche de verano porteño pide a gritos un trago; mientras aguardamos al legendario bajista y a su banda, suena Las Diferencias, un power trío de hard rock clásico, que parece llevarnos en el Delorean a 1975: batería con bombo grande, camisas con flecos, prendas de colores varios y pelos largos. De contundente sonido y con un gran volumen amenizaron la espera tocando temas propios, y nos regalaron una perlita setentosa, Castillo de Piedra/Hay tiempo para elegir, compuesta originalmente por Pappo y Luis Alberto Spinetta.

Se cierra el telón, y luego de un rato aparece El canciller Vitico (Víctor Bereciartúa)  como uno más entre el público, acompañado por la formación actual de Viticus que tiene a su hijo Nicolás Bereciartúa, quien junto a Gastón Videla ejecutan las guitarras, y Ariel Rodríguez en batería.

A los breves minutos la banda rompe el silencio con Voy A Pasar A Buscarte, de su tercer álbum (Viticus III, de 2006), le sigue del mismo álbum, Fuego Y Destrucción, y luego se van alternando algunas canciones notables del repertorio de la banda, mezcladas con las de su más reciente álbum Equilibrio, lanzado en 2017.

Como no podía ser de otra manera, se cuelan en la lista algunos temas de Riff que despiertan la euforia y la nostalgia de los presentes, como Sordidez, Rayo Luminoso, y un himno casi fundacional del Hard Rock en estas tierras, Ruedas De Metal, tema que da nombre al álbum debut de la banda, de 1981.

La banda suena como un V8 350 pulgadas de algún viejo Camaro; desbocada, a un volumen descomunal, al mismo tiempo precisa y salvaje; aunque se pierden bastante las voces, tanto de Vitico como de ambos guitarristas que aportan coros. Es notable la inclusión del slide en algunos temas, por parte de Nico Bereciartua, por ejemplo en La Autopista. En algunas canciones la banda se convierte en un quinteto, con Yamil Salvador en teclados, aunque lamentablemente se escucha a un volumen muy bajo en comparación con el resto de la banda.

Hacia el final del show, la banda continúa alternando sus clásicos propios con los de Riff, hasta que nos sorprenden desempolvando un inmenso himno de Pappo, perteneciente a Pappo’s Blues Volumen III, Sucio Y Desprolijo.

El final llega de la mano de Susy Cadillac, coronando un show contundente y conciso, que nos dejó manija a más de uno, con ganas de seguir escuchando Hard Rock toda la noche.

La lista completa y en orden: Voy a pasar a buscarte, Fuego y destrucción, Sordidez (Riff), Quiero verte, Equilibrio, Rayo Luminoso (Riff), Los Perros, El Gallo, La Autopista, Ruedas de metal (Riff), Solo, Últimamente, Lo tuyo es vicio (Riff), Esta noche rock and roll, El marqués bajo la luz (Riff), Fugitiva, Sucio y Desprolijo (Pappo’s Blues), Susy Cadillac (Riff).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *