Sobredosis de Soda en Teatro Vorterix: En la ciudad de la furia

Sobredosis de Soda abrió una nueva temporada de conciertos en el Teatro Vorterix en un viernes caluroso de febrero.

Con la ciudad de la furia estallada en calor y cortes de calles -nos tocaron tres en el camino-  fue difícil llegar a horario al Teatro de Colegiales.

La banda tributo a Soda Stereo se presentó este viernes en un Vorterix totalmente lleno, con el  público porteño que los extrañaba desde su última presentación en el Gran Rex. Como siempre se vivió un clima festivo, esta vez no se vió tanto público juvenil, pero igualmente se disfrutó de una velada muy buena.

Con el nuevo bajista presentándose en Capital, la banda pasó por todos los éxitos de Soda. En cierto punto, lo que tiene de bueno esta banda tributo, que no pasa con las bandas originales, es que suelen recorrer un listado de temas de todos los discos, y siempre aparece algún hit u otro que el público espera con ansias.

Sonaron  En la ciudad de la furia, En remolinos, Danza Rota, entre otros. El público respondía, pero recién pasada la mitad del show, fue que Mariano se puso al hombro al público, y empezaron a sonar los temas más bailables y coreables de la banda. Fue el tiempo de Sonoman, para que Mariano pueda dejarle a los demás músicos las tablas, mientras hacía un cambio de vestuario.

Luego sonó Sudestada, del álbum Siempre es hoy, el que había contado con los arreglos de Charly García, esta vez en manos de Roco Aguado.

Cuando sonó La Excepción, los asistentes empezaron a saltar y no pararon hasta el final del show, le siguieron Cosas Imposibles, Deja Vu, Un millón de años luz, De Música Ligera, dando gracias totales, en ese momento fue cuando  Mariano Albergoli recordó que un productor les había dicho que ellos eran una banda para un público sentado en butacas… Bueno, ahora estará vendiendo panchos en la Costanera, debido a tremendo equívoco.

Que siga el rocanyol!! Gritaron desde el escenario y sonó Prófugos y Persiana americana, luego vino la presentación de la banda, incluyendo al nuevo bajista Julio, de quien dijeron que se había traído su propio público.
Se despidieron con una versión super furiosa de Sobredosis de TV, al mejor estilo rockero, como había sonado allá por el ‘97 en el último concierto.

Prometieron un nuevo show en Vorterix para el 11 de mayo, así que ahí será la próxima cita en la ciudad de la furia. Esperemos que esta vez sin tanto calor y con menos cortes de calles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *