Los Pérez Garcia en Teatro Gran Rex: De Bonzi al mundo

A medida que uno crece, va perdiendo ese fuego sagrado de la pasión y el fundamentalismo con las bandas que escucha o con el club de fútbol que sigue. A veces hay excepciones, aunque no tengan que estar escudadas en un 100% bajo el concepto del aguante, la pasión y el compromiso. La excepción fuimos las más de tres mil personas que nos acercamos al Gran Rex un jueves de octubre por la noche.

La relación de esta gente con la banda oriunda de Aldo Bonzi es de amor platónico, especial, secreto porque no quiere que muchos lo sepan. Los momentos de emoción fueron tantísimos a lo largo de los 150 minutos de un show que tuvo una mini fisura debido a un invitado que entendió poco sobre lo que se jugaba en ese escenario. Los Pérez merecían este disco, había canciones de sobra, había una banda sólida con músicos curtidos y un espacio que brinda un sonido de altísimo nivel.

“Noche soñada” sirve de intro para que los músicos se acomoden y arranque “Los años que vivimos en peligro”, del último disco producido por Emi Brancciari de NTVG. Precisamente, el mismo Emiliano se sumó sobre el final para participar de “Buenos Aires gris” y “Más alto, más fuerte y más lejos”, siendo el hombre de gala de la velada.

Los picos emotivos se cuentan por doquier, el agregado de cuerdas para reversionar ciertas composiciones elevó la apuesta de la cual la banda salió airosa y más fortificada para el último tramo. La gente de Bersuit y Pablito Guerra no podían faltar en un set list tan especial y tan abarcativo.

La fraternidad, el esfuerzo, el compañerismo y el aguante en los malos momentos están reflejados en canciones como “Después de hora” y “Todo eso que nos queda”. Beto rezaba desde el escenario diciendo “Nos sobran las razones”, y vaya que sobraron porque todos nos cruzamos miradas con gente que viene acompañando a esta banda desde hace muchísimos años.

Para el final exigimos “Sigue la noche”, ese himno que suena en nuestra cabeza varias horas después de salir de un concierto de “Los Pérez García”. Anoche no fue la excepción porque mientras la banda brindaba y festejaba el triunfo en el partido más complejo, nosotros cantábamos a los gritos “Va a amanecer, y acá dentro sigue la noche” mientras el Obelisco nos daba la foto más linda de nuestra ciudad.

Se vendrá el disco en unos meses y tendremos la chance de repasar lo vivido, pero la retina y la memoria serán el mejor material físico que podamos tener para no olvidarnos lo que pasó un 18 de octubre de 2018 en el Rex.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *