25 años: De la última a la primera

Cielo Razzo en Luna Park

Todavía recuerdo ese impacto que causó el disco Código de Barras en mi vida cuando además de escuchar Catupecu Machu (la banda de moda en esa época), escuchábamos con muchas ganas ese disco que les dio esa popularidad que los llevó a llenar Obras en el año 2006 y su único, hasta la noche del domingo pasado, Luna Park  en el 2008, en ese momento se los notaba rabiosos,  energéticos y con ganas de contar historias. Casi 12 años después de ese momento, siguen rabiosos, pero cultivando lo que sembraron durante 25 años.

Cuantas bandas pueden dar fe de tener tan larga carrera y poder llenar por segunda vez el mitico Luna Park? Sin lugar a dudas, pocas. Siete álbumes de estudio los trajeron hoy hasta acá, sin importar que sea un domingo y lluvioso. Seguidores de todas partes del país se reunieron bajo un mismo techo, cuestión que Pablo Pino, voz cantante de la banda, no omitió, agradeciendo con nombre propio.

29 temas fueron las que compusieron las 3 horas de recital, en la que no faltaron todos sus clásicos, la danza (y lluvia) de banderas, las cuales adornaron todo el escenario de la banda al ritmo de “Chapa y Bandera”, pedido de filmación del publico para un futuro video interactivo del tema “Vueltas”.

Pese a que ya lo habían anunciado, Pino recuerda que el recital será parte de un DVD que no saben cuando, pero será pronto. Dos largos bises conformaron la segunda y tercera parte del recital, aun así, nadie quería moverse de ahí, se nota el sonido maduro de la banda, el mismo que no deja de hacer bailar a todos.

Hasta tuvieron tiempo de estrenar un tema, llamado “Desarmar (5 locos)”, lo que hace pensar que pronto tendremos novedades de grabación. Ver a esta banda celebrar y seguir creando como la primera vez, hace creer que esta Luna no va a ser la ultima.

Nicolás Petrone

Nicolás Petrone

Fotógrafo at No Son Horas
Melómano.
Fanático de River.
La música y los recitales como forma de vida.
Mi sueño: Sacarle fotos a Divididos.
Tengo problemas de atención.
Nicolás Petrone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *