CARAJO | Teatro Vorterix | 08.12.2017

Larga fila para entrar a Vorterix, el recital arranca puntualmente y desde afuera se escuchan los gritos salvajes de los seguidores fieles, un cartel en la puerta advierte: Los niveles sonoros de este lugar pueden provocarles lesiones permanentes en el oído; claro, es Carajo, cada vez que tocan en vivo es un camión de ruido, siempre nos sorprende como tres sujetos pueden generar tanta fuerza; y ni hablar de su público, manga de seguidores digna de cualquiera de los grandes del metal.

Casualmente lo primero que logramos escuchar es “El Vago” del 2002, Corvalán canta “Siempre solo hace la cola para entrar”, irónico momento cuando una nube de calor nos golpea la cara, el recinto es pequeño, se siente la humedad de una noche de viernes y el sudor colectivo de cientos de personas. Sin mirar atrás, nos hacemos espacio entre la gente hasta llegar lo más cerca posible, gritos, puños al aire, saltos y cantos, ¿queríamos Carajo? Esto es.

Suena “El Error” y todas las miradas se fijan en Vilanova, el experimentado batero es un animal (ajá) en su habitat y enciende el fuego en el Vorterix, difícil respirar pero la adrenalina nos lleva al extremo, la marea de gente nos mueve de un lado a otro como ring de boxeo, no hay manera de esquivar los golpes, hay que disparar y ser un campéon más, tocan “Fluir” y el aire es cada vez más denso acá adentro.

Carajo es Nü Metal, Hardcore, Punk y algo de Djent, Carajo es todo. El power trio es agresivo y creativo, suena, destroza y patea fuerte, “Mata Rutinas” del excelente “Atrapasueños” del años 2004,es un ejemplo perfecto de su poderío, siempre hemos pensado que el mejor metal es el que puedes cantar y sentir como te desgarra en gritos para luego seguir viviendo, un poco más ronco, pero libre. “Hacerse Cargo” y “Triste” cierran al primer descanso.

Salimos del pogo, buscamos algo de aire bajo el candelabro principal del lobby, una cerveza acompaña a varios, en lo que parece ser una tienda improvisada de soldados caídos, que esperan mejorarse para otro round más, a la trinchera de Vorterix, “Histeria, TV y Canción de Moda” y “Zion” arrancan de golpe y apenas se exprimio el sudor de las remeras, seguimos.

Con cinco discos encima y continuando la gira de “Re-Lanzamientos en Vinilo” Carajo termina el año a lo grande, una serie de shows de luces, visuales, éxitos y metal para exportar, una banda local que es realmente gigante, “Punk sin Cresta”, “Joder” y “Luna Herida” van cerrando la noche, una que pega fuerte y nos deja noqueados, salimos derrotados pero exitosos… ¡que buena banda!

Daniel Borjas

Cronista at No Son Horas
Melómano de Maracaibo (envejeciendo sin dignidad), aristócrata de barrio y conmigo siempre lo degenerado quizá excesivo y las catástrofes en orden.
Daniel Borjas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *