Los Antiguos siempre vuelven

Los Antiguos | Niceto Club | Ph. Nicolas Petrone | 02.12.2017

Remeras negras abren las últimas latas de cerveza en las esquinas cercanas a Niceto Club, cómo kabbalah necesaria antes de todo gran recital de rock, un viejo colectivo deja de funcionar en la esquina de Humboldt, al encender dispara una nube de humo negro que nos cubre por completo a los últimos valientes que desafían el reloj y la hora de entrada por las últimas gotas de alcohol, ¿se puede ser más rock?

Amamos los recitales tempraneros, siempre puntuales y con tiempo de sobra para buscar algo más que hacer en la noche palermitana, Niceto Club presentaba a las 21:30 a Los Antiguos, salvaje banda de heavy-stoner que desde hace un tiempo moríamos por ver en vivo; entramos y el recinto está casi repleto, zigzagueamos entre groupies para estar más cerca, a la hora justa, comienza el show.

Entre el olor a cerveza y a rocanrol, un intro se inicia tras la cortina, un alarido se suelta más adelante mientras aparece en escena el frontman Pato Larralde, con mística de Rob Zombie y una botella de vino en mano, explota el riff salvaje de “La Peste del Sapo” de su primera placa “Simple” y suena al power de Pantera, gritos necesarios sobre el canibalismo de Los Antiguos.

La banda agradece la presencia, el apoyo recibido por su público: “saben que estamos en la calle con ustedes, esto es una fiesta para nosotros” Si lo están, y si lo es. Se levanta la botella de vino al cielo mientras la base de un bajo de Sergio Conforti dispara la velocidad de “Te lo vengo Diciendo”, agresiva y rápida como golpe en la cara, es la nueva cara del heavy argentino.

La dupla violera de Larralde y Iapalucci se fusiona a la perfección, se comunican con miradas y gestos mientras presentan un nuevo tema, que formará parte del sucesor de “Madera Prohibida”, un excelente stoner rock rutero de nombre “Senda de la Luz Fantasmal”, temazo que muestra a Los Antiguos más maduros, con letras de mensaje sobre headbangers riffs “Se lo llevaron todo, menos la enfermedad” canta Houdin en un perfecto gutural, es un camión que se nos viene en contra y se estrella desastrosamente.

A casa llena, la banda despliega su fuerza entre visuales destructivos y luces rojas, suena “La Culpa al Viento” y “El hombre que no se puede ir” invitan a la guitarra de Poseidótica mientras Mow es un orador dando misa a Niceto Club, cierran la noche animal con “El inventor del Mal”.

“El conocimiento vale más que la experiencia, podés ser un viejo de mierda y no haber aprendido nada o solo un pendejo y saberlo todo” Los Antiguos es una banda histórica individualmente, formada por retazos de grandes bandas locales como Saurón, Anomalía, Cruz Diablo y Birror, son un combo explosivo de hard rock, su puesta en escena es magnífica, comprometidos con el metal, representan todo lo que necesita el género para seguir adelante llenando recintos.

Daniel Borjas

Daniel Borjas

Cronista at No Son Horas
Melómano de Maracaibo (envejeciendo sin dignidad), aristócrata de barrio y conmigo siempre lo degenerado quizá excesivo y las catástrofes en orden.
Daniel Borjas

Latest posts by Daniel Borjas (see all)

1 thought on “Los Antiguos siempre vuelven

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *