30 años nada más

Massacre || Estadio Obras || Sábado 23.09.17

La noche del sábado 23 de septiembre era muy esperada para nuestro rock, Massacre cumplía tres décadas sobre los escenarios y había decidido comenzar los festejos en el Estadio Obras, espacio que fue reabierto hace unos meses, y al que varios de nosotros volvimos desde de muchísimos años. La expectativa era altísima, las entradas se agotaron unas horas antes de que sonaran los primeros acordes de “Diferentes maneras”.

El primer tramo de canciones fue similar al de la única placa que tienen en vivo Walas y sus muchachos, hablamos de “Diferentes maneras”, disco del año 2005, que fue grabado en el viejo Teatro Colegiales, hoy devenido en Vorterix. La primera parte fue rabiosa, con una banda que aún se estaba acomodando para encontrar su mejor forma, mientras desde abajo pedían más volumen para tirar abajo la ridícula restricción de decibeles que estaba impuesta por la gente que habilitó el lugar.

El pedido de Walas para que se toquen las perillas hizo ganar en confianza y en conformidad al púbico que esperaba muchos momentos históricos durante la noche. El tramo de “Sofía”, “Seguro por mi culpa”, “Nuevo día” y “Angélica”, fue de lo más destacado del concierto, el cual, como no podía ser de otra manera, contó con treinta temas.

Rotman, Lechu y Corvata fueron los invitados, se agregó la “Tori” para los coros de “Mi mami no lo hará”, que le dieron un plus a algunas de las canciones del extenso repertorio de los skate rockers. El histrionismo de Walas y sus disyuntivas, las cuales compartió con el público, forman parte del show y son una atracción para distender entre canción y canción.

A pesar de los altos y los bajos a lo largo de las dos horas y media de concierto, el público ovacionó a Massacre, y los abrazó en una noche muy especial para ellos. La gira recién comienza y tiene un bonus track para los que se quedaron afuera y los que querían más, el viernes Groove será testigo de los festejos y una vez agradecerán que el fin del mundo aún no haya llegado.

 

Federico Bravo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *