Cultura Profética en Geba

Miércoles 20 de septiembre, y las noticias nos dejan imágenes sobre un huracán llamado María, el cual estaba azotando la isla de Puerto Rico. El país estaba frente a un desastre natural imponente, para el cual tampoco estaban preparados. Desde acá consumíamos las imágenes y empezábamos a tomar conciencia de que el show de Cultura Profética en Geba iba a tener un condimento especial, en el caso que se hiciera debido a que tremendo contexto generaba el interrogante.

Entre miércoles y jueves, Willy y Boris participaban de rondas de notas y hacían mención a lo que estaban viviendo, no había conexión con sus seres queridos y la incertidumbre crecía. Media hora después de las 20hs, Dread Mar I salía a escena para calentar la tarima de Geba, el público ingresaba mientras disfrutaba de un concierto que rozó la perfección. Una banda ajustadísima y un cantante profesional al mango, que juega con sus voces de la manera que quiere.

Mariano Castro es un exponente de nuestro reggae, tiene buenas canciones, llega a público de distintos ámbitos y la proyección internacional que tiene hoy le hace ganar un respeto de todos sus colegas. Baila, corea y juega con sus rastas mientras pasa un set que no deja ningún hit de lado. La gente comenzaba a soltarse y a dejarse llevar por el reggae.

El frío caía sobre el barrio de Palermo, algunos rezagados ingresaban y Cultura salía a la cancha con “Rimas pa´seducir”, de su último disco de estudio “La Dulzura”, el cual les permitió llegar al gran público a lo largo y ancho de América. Luego del tercer tema, Willy saludó y se refirió a los cambios de último momento sufridos. Eliut y Omar, guitarristas de la banda boricua, no habían podido llegar debido a los problemas climáticos. Tomás Pearson, ex Cafre, y Maneco, guitarrista de Mimi Maura, se sumaron a la cruzada y estuvieron a la altura de la exigencia. Como bonus track, Martino, integrante de Dancing Mood, puso su trombón a disposición de la excelencia de estas canciones.

Luego de esas palabras, la banda se relajó, se sacaron un peso de encima, la angustia había salido y la música fluía de la gran manera a los que nos tienen acostumbrados. El tour de los veinte años era solo una excusa, ya cumplieron los veintiuno y suenan cada vez mejor. Los gritos de guerra, de amor y de lucha son parte de la vida de Cultura. Sonaron “No me interesa”, “Amante luz” (con un final con el himno puertorriqueño), “Ideas nuevas” y “Nadie se atreve”, entre otras.

“Música sin tiempo” es lo nuevo de Willy, Boris y sus muchachos, ya que desde hace un tiempo tomaron la decisión de editar solo sencillos. La canción repasa un poco de la historia de ellos como banda, y expresa todas las ideas en las que creen. La gente respondía de la mejor manera a cada acorde, los solos y el flow que tiene la banda son puntos altísimos a lo largo de un concierto que traspasó la medianoche.

“Saca, prende y sorprende” fue el último, Willy se sentía como en casa, coreaba con la gente y quedaba con ganas de más. El tiempo es tirano y los permisos del gobierno de la ciudad también, ya que no hubo chance de un bonus. El saludo de los boricuas agradeciendo el apoyo y marcando la noche como una muy especial en estos años, le daban un marco más épico. “Nos vamos a casa a ver a nuestras familias” soltaron al aire en el último suspiro de una noche que los pone arriba como siempre. Ya pasó una década desde aquella noche en Obras, y el amor hacia ellos es cada vez más profundo.

Federico Bravo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *