La Renga en Huracán

… Y no hablamos solo de Panic show.
Hablamos de todo lo que tuvo que pasar esta enorme banda para que pasen diez largos años, en los cuales sus seguidores se acostumbraron a darse lejanos banquetes. Hoy en tiempos complicados para la cultura, La Renga ganó la pulseada y se dio el enorme gusto de realizar seis banquetes, con posibilidad de algunos más en el corto plazo. Seis grandes y convocantes conciertos, muy familieros, la gente se sumó con grupos de amigos, con familias enteras a festejar que su banda, en el mejor de los casos, iba a tocar a un bondi de diferencia.

La previa es la de siempre, pero desde el principio se instó al orden y al respeto por la chance que les dan para demostrar que el rock puede funcionar bien, con códigos de esos que sirven y construyen. Si bien estamos haciendo una reseña de música, lo mas destacado es el orden adentro entre el publico y los efectivos de seguridad, para construir lo que fueron conciertos inolvidables con La Renga mas vigente que nunca.

Treinta y un temas de duración tuvo el repertorio de la banda oriunda de Mataderos, presentando las canciones de su noveno álbum de estudio, “Pesados Vestigios”. Lejos de ser una banda con tintes políticos, La Renga nunca se calla ante un clamor popular, como es la búsqueda de Santiago Maldonado, por eso, para “Lo frágil de la locura” se invitó a Rubén Patagonia, conocido cantautor y activista social por la causa Mapuche. Fue un momento muy emotivo, en el cual la gente acompañó con el clásico grito mapuche y la fiesta se desató en el Tomas Adolfo Ducó.

“La razón que te demora” y “Oscuro Diamante” fueron los temas que dejaron al público en llamas, se fueron y volvieron de la mano de “Panic Show” como si no hubiesen pasado 2 horas de show.

Otros de los invitados fue Ignacio Smilari, histórico guitarrista de “La Barra de Chocolate”, banda pionera del beat en Argentina. Como “segundo bis”, junto a Willy Quiroga, interpretaron un clásico de Vox Dei, “A nadie le interesa si quedas atrás (total que..)”, composición que sonó en varios shows a lo largo de la historia de La Renga.

El cierre estuvo a cargo de una canción que un amigo menciona como una experiencia única de vivir, “Hablando de libertad”, de eso se habla mucho hoy en día en nuestras calles, en nuestra vida. La bestia va a seguir rugiendo y ahora en medio de la avenida.

La Renga fue el rey, el LEON.

Nicolás Petrone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *