Pearl Jam: 30 años de resiliencia

Hace unos días, precisamente el 22 de octubre, Pearl Jam cumplió 30 años de vida desde su primer concierto. El mismo fue en su ciudad, Seattle, en un lugar llamado Caffe Off Ramp, un lugar pequeño como en el que han comenzado casi todas las bandas que se lanzaron al camino de la música.

Para festejarlo colgaron en la web de nugs.tv el concierto de hace más de cuatro años en Philadelphia, puntualmente el 22 de abril de 2016. Esa fue la única noche en su historia en la cual PJ tocó su primer disco, Ten, de punta a punta. Los fanáticos lo recuerdan como un concierto histórico y la banda no hizo oídos sordos a eso. El concierto lo podes ver hasta el domingo 25 de octubre comprando el código de acceso, sin embargo este no es el disparador de este artículo.

A partir de este texto, la idea es repasar la capacidad de resiliencia de la banda de Seattle a lo largo de estos 30 años, ya que pasaron por situaciones muy trágicas y polémicas a lo largo de todo este tiempo, muchas de ellas debido a su forma de trabajo y sus decisiones anticorporativas en muchos momentos, otras son de índole personal.

La primera es la muerte de Andy Wood, varias y varios no saben quien es este hombre que tiene mucho que ver con la historia de la perla. Andy fue el primer vocalista de la prehistoria de la banda. La película PJ20 cuenta muy bien su historia y le da el espacio que merece este artista muerto por sobredosis en 1990. Mother Love Bone era el nombre de Pearl Jam en ese momento, de esa época datan canciones como «Crown of Thorns», inédito que aparece de vez en cuando en esos set list tan desconcertantes que presentan en vivo.

La muerte de Kurt Cobain también es un porrazo para Vedder y sus muchachos, rodeados de polémica porque el periodismo intentaba generar una enemistad entre los líderes de Nirvana y Pearl Jam. A esa altura, la banda de Kurt tenía mayor popularidad y su figura tenía una dimensión mundial, algo que celaba a Eddie según las revistas de rock de la época. Habían sido pocos los cruces entre ellos, pero muchos y muchas dicen que la relación estaba empezando a nacer cuando ocurre el suicidio. Se había ido el abanderado del movimiento y ellos tenían que continuar con ese legado del grunge.

Sin embargo, Pearl Jam empezaba a mostrar cosas diferentes, le escapaba bastante al encasillamiento del género aunque desde la estética lo respetaba a rajatabla. «Inmortality», «Nothingman», entre otras del disco Vitalogy marcaban que a Vedder le quedaba muy cómoda la parte acústica y de baladas. Su voz desgarradora robaba la melodía y se la adueñaba por completo.

Justamente con ese disco, Pearl Jam vive otro golpazo en su carrera. El año 1994 los encontraba con la posibilidad de girar por todo el país y de asentarse en los conciertos de arena (con 15 mil espectadores como mínimo), sin embargo había un problema llamado Ticketmaster. Seguramente el nombre de la ticketera te suene, en ese momento tenían la exclusividad de casi el 90% de los estadios cerrados del país.

Pearl Jam quisó ir por su lado y producir sus propios conciertos poniendo tope al valor de los tickets y del service charge, con todo lo que eso conllevaba. Contratos de exclusividad de distintos proveedores en muchos estados hacían tortuoso hasta contratar baños químicos para la organización del evento. Fue una gira durísima para la banda con desgaste y con una mancha en un concierto en Golden Gate, San Francisco en el cual Vedder se intoxicó y solo pudo cantar 7 canciones por su estado.

El resultado de todo este tour tuvo 9 conciertos cancelados por todos los problemas logísticos. La Justicia Federal de Estados Unidos se acercó a Pearl Jam para interiorizarse del tema y levantar una denuncia contra Ticketmaster por monopolio, pero la poca solidaridad de las bandas y la fuerza que tenía la ticketera hizo que la causa no tuviera asidero. Otro traspié en la carrera de esta exitosa banda.

El 30 de junio del año 2000 es una fecha bisagra en la historia de la banda, un concierto en el festival de Roskilde en Dinamarca se transformaría en una tragedia. Nueve personas murieron aplastadas por avalanchas a lo largo de la corta performance de la banda. Desde el escenario ya se divisaban movimientos raros y la situación estaba espesa, pero la información no era clara.

Pearl Jam presentaba «Binaural» su sexto disco de estudio y «Daughter» era uno de los temas más importantes de la placa, justamente luego de esa canción le avisan a Vedder que debían parar el concierto porque había problemas en el público, anteriormente el vocalista había pedido que la gente no se aprisione hacia adelante pero no alcanzó. Desde esa tarde noche, Pearl Jam cuida muchísimo a su público y sea en el estadio que sea, está muy pendiente que no haya apretujones en las vallas. Los que fuimos a los conciertos de Buenos Aires seguramente recordamos algunas palabras de advertencia.

Este año también se cumplieron 20 años de ese día, Stone Gossard es, acaso, el integrante que quedó más tocado por esta tragedia. A partir de ese día, se acercó a las familias damnificadas, algunas quedaron enojadas con la banda, y trató de ayudarlas y de forjar una relación para que sepan como se sentían puertas para adentro los músicos. En junio de este año, en un posteo en redes Pearl Jam dejó el siguiente homenaje.

Año 2004, Pearl Jam llevaba casi quince años de historia y era una banda reconocida a nivel mundial, aunque aún no habían llegado a Sudamérica. La relación entre Ramones y Eddie era cercana, de compartir muchos momentos importantes y de que Vedder los tenga como inspiración en el camino de la música. En ese año muere Johnny Ramone, uno de sus amigos más cercanos.

El vocalista queda tocado y a partir de ahí, el homenaje a la banda neoyorquina aparece casi siempre en las listas de temas. Otro momento de quiebre, en este caso quizás un poco más importante para Vedder que para el resto, sin embargo fue una fecha que apela a la resiliencia de PJ.

La última fecha es en el año 2017, las noticias confirman la muerte de Chris Cornell en Detroit, luego de un concierto de Soundgarden. En esa formación estaba Matt Cameron, baterista de Pearl Jam desde 1998. Matt fue integrante de Soundgarden durante casi 20 años entre las dos etapas.

El último cruce de Cornell con la banda de Seattle había sido el 26 de octubre de 2014 en el Festival a beneficio que organiza siempre Neil Young en Mountain View, California. Allí habían revivido Temple of the Dog, ese proyecto que tuvo un solo disco, en el cual Cornell llevaba la voz principal y Vedder solo participaba de backing vocal. «Hunger Strike» es la canción más popular de ese proyecto y esa noche fue la elegida para una despedida, la cual nadie pensaba que iba a ser así.

Igualmente hay muchos momentos épicos entre las bandas, los cruces fueron muchísimos. El Alpine Valley de 2011 fue otro highlight que quedó grabado en la historia de los fanáticos. Este fue el último mazazo para Pearl Jam, acaso ya los agarró más maduros y preparados para salir adelante y contener a Cameron en este momento.

Los últimos años de Pearl Jam fueron de giras esporádicas pero intensas, algunos singles sueltos, críticas a Trump y un disco llamado Gigaton, que muestra una faceta ambientalista de la banda. Esta costumbre de embanderarse en muchísimas causas agranda aún más la obra, y permite que lleguen a público que no consume lo que hacen.

Hay miles de facetas de Vedder, Cameron, Gossard, McCready y Ament, son tres décadas de historia y de un legado que supieron defender y agrandar porque el rótulo de banda de grunge les quedó muy pequeño. En Argentina todavía tenemos el sabor amargo de la última presentación fallida en el Lolla. En cuanto nos ponemos tristes, buscamos en la memoria este recuerdo y todo sigue igual de bien.

Federico Bravo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *