U2 y la historia del traspié que fue un éxito

Una década de banda llevaba U2 en ese año 1985, cuatro discos en su haber y una carrera que hasta ese momento comenzaba a transformarse en exitosa. The Unforgettable Fire Tour llegaba a su fin, pero quedaba una parada importantísima en el horizonte. El llamado de Geldof a Paul McGuinness para que los irlandeses forman parte del Live Aid de 1985 tuvo una excelente recepción.

Un tiempo antes, Bono y Adam Clayton habían participado de la grabación de un tema para Amnesty, el resto de la banda no pudo liberarse de compromisos. Se venía una gira por Estados Unidos, The Edge había sido padre y Larry tenía cosas por hacer. La relación de U2 con la solidaridad y el compromiso social estaba asentada.

The Unforgettable Fire había confirmado lo que War nos había insinuado, U2 era una usina de hits y la banda estaba más fuerte que nunca. Tres meses de gira por Norteamérica con la primera noche en el Madison Square Garden (1 de abril de 1985) y un concierto en su país para la última etapa, que había congregado 57 mil personas en el Croke Park.

El concierto 111 de la gira era en Wembley para participar del megaconcierto que tuvo a Lady Di y el Príncipe Carlos como espectadores, la noche anterior McGuinness lo llama a Geldof exigiendo que U2 pueda probar sonido, para ellos era un concierto bisagra, el organizador responde de manera clara y sencilla: «Fuck you». Esto echa por tierra la última posibilidad que quedaba. Bono y sus muchachos debían salir a pelearla sin probar nada.

El día llegó, había 72 mil personas en la Catedral de Fútbol y 90 mil en el concierto de Philadelphia. El backstage regaló millones de anécdotas, la buena onda de Bono con Muhammad Alí, la inocencia del cantante ante el coqueteo de Freddy Mercury, entre otras. La hora de salir al escenario llegaba y los irlandeses tenían quince minutos para su performance. El set list contaba con: «Sunday Bloody Sunday», «Bad» y «Pride (In the name of love)».

Como explica en el libro «U2 by U2» él mismo, un Bono que se vestía de una manera muy particular, que hoy lo marca como un hecho vergonzoso a partir de la inexperiencia. Los presenta Jack Nicholson de manera brillante, arranca el concierto y toda va de maravillas, muchos carteles en las tribunas para la banda. Una maquinaria afilada, luego de una gira histórica. El estribillo explota en el público y Bono se siente muy a gusto.

Se viene la segunda, era «Bad», una canción que permite a la banda jugar en la mitad con una parte instrumental para que se repita y explote el famoso «Uh Uh Uhh». Paul David Hewson comienza a acercarse al público, el cual estaba a una enorme distancia y altura con respecto al escenario, comienza a exigirle a los seguridad que saquen a unas chicas del público para que puedan saludarlo.

Todo se demora, la banda sigue improvisando el puente de la canción, pero no divisan a Bono, quien muy decidido decide bajar y llenar de barro sus botas para saludar a una joven, quien media sorprendida también decide abrazarlo. El tiempo corría, y esos famosos 15 minutos de set se esfumaban. The Edge luego declaró «El zambullido de Bono a la multitud salió un poco mal porque tenía muchas cosas que pasar para conseguir llegar a la primera fila. Fue un show en un estadio enorme con múltiples barreras y puestos de cámaras y un gran desnivel entre el escenario y el piso que debería estar entre los seis metros. Lo perdimos por completo. Se fue por tanto tiempo que comencé a pensar que quizá había decidido terminar con el set más temprano y estaba camino a los camerinos. Estaba totalmente desconcertado, y miré a Adam y a Larry para ver si ellos sabían lo que estaba pasando y ellos me miraron con unas completas caras de pánico.”.

Vuelve Bono, en pleno éxtasis, dos jóvenes que él había señalado lo estaban esperando sobre el escenario mientras las 72 mil personas ardían. Les da unos besos, las abraza y las despide. Un nivel de inconsciencia total y una medley que tuvo canciones de los Stones y de Lou Reed, la banda seguía improvisando y las caras cada vez más transformadas. Desde el costado del escenario, los asistentes listos para cambiar el set apenas finalice el espectáculo histórico que estaban dando los irlandeses.

Obviamente «Pride» nunca fue tocada, U2 se retira del Live Aid con la sensación de una enorme oportunidad desperdiciada por una locura de su cantante y líder. La gira se terminaba, y esa no era la imagen que se quería dar al mundo. Llegan a Irlanda, y cada uno se va a reflexionar y a resolver que iba a ocurrir después de esto. Los rumores de que iba a ser el último show de U» sobrevolaban, Larry, Adam y The Edge necesitaban charlar con Bono y ponerle un freno a esto.

Bono, depresivo y con más dudas que certezas, recibe un llamado de Paul McGuinness, el manager le dice lo siguiente: «No lo vas a poder creer, pero todo el mundo está hablando de U2 y su performance en la radio. Cuando preguntan por los highlights del evento, dicen U2 y Queen». El cantante no puede creer semejante cosa. La banda sorprendida ve como empiezan a crecer en todos los charts a nivel mundial.

Las ventas se disparan, las obligaciones crecen y se viene The Joshua Tree, había pocas canciones en la manga pero este viento de cola debía ser aprovechado. A esta seguidilla de situaciones particulares, se le suma que en el medio del proceso de grabación del nuevo disco, U2 se lanzó a producir, por compromisos contraídos anteriormente, una gira de Amnesty, en la cual Bono mismo llamaba a artistas para que se sumen.

Se suman Peter Gabriel, Bob Dylan y The Police, entre otros. La yapa fue Lou Reed ,quien también se sumó al The Conspiracy of Hope Tour. Una de la razones de esto fue la inclusión de «Walk on the wild side» en ese Live Aid de 1985. Lou estaba encantado con la banda por haberle brindado esa posibilidad.

U2 «Sun City», Nona Hendryx, Little Steven, Rubén Blades & Lou Reed, A Conspiracy of Hope Tour

Este video retrata esa gira y se suma la particularidad de la participación de Little Steven, miembro de la E Street Band que acompaña a Springsteen, para los que vieron a Los Sopranos, es el famoso Silvio Dante. Otra muestra más de lo que modificó la vida de U2 ese desliz en el Live Aid. La historia con The Rolling Stones merece un capítulo aparte.

Luego de The Joshua Tree, los éxitos no se detuvieron hasta el día de hoy. Este mes, «All that you can´t leave behind» cumple 20 años y la banda anuncia una edición remasterizada del material y un box set deluxe con 51 tracks de esa grabación histórica sumado al material de un concierto de la gira y un libro de imágenes.

Muchos años después, a Bono le consultaron sobre esa participación en Wembley y la respuesta resume un poco todo lo que contamos en los párrafos anteriores: “Un sonido de mierda, cortes de pelo espantosos, no terminamos tocando nuestro éxito ‘Pride (In The Name Love)’ porque el cantante lo arruinó con el público, la banda me quiso despedir como resultado, y se convirtió en uno de los mejores días de nuestras vidas. Expliquen eso. Pregúntenle a Dios, probablemente él lo sepa.

Federico Bravo
Últimas entradas de Federico Bravo (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *