20 años de High Fidelity: Is it better to burn out than to fade away?

¿Qué vino primero, la música o la tristeza? A la gente le preocupa que los jóvenes jueguen con armas o vean videos violentos, que una cultura de violencia los absorba. A nadie le preocupa que los jóvenes escuchen miles, literalmente miles de canciones sobre corazones rotos, rechazo, dolor, desgracia y pérdida. ¿Acaso escuchaba yo música pop porque era infeliz?, ¿o era infeliz porque escuchaba música pop?

Arrancaba hace 20 años Rob Gordon en High Fidelity, mientras rompía la cuarta pared en lo que sería uno de los mejores intros de una película que hemos visto, por cierto:

  • Top5 intros de pelis:
  • 1. Reservoir Dogs
  • 2. Raiders of the Lost Ark
  • 3. High Fidelity
  • 4. Lion King
  • 5. A Clockwork Orange

Ya va.. ¿viste High Fidelity? Si no lo has hecho, cierra tu navegador, suelta tu teléfono y hazlo ahora, lee el libro, ve la película, ve el remake en formato serie, haz lo que quieras, pero haz algo. Te espero.

La mejor película de música en la historia del cine, con el respeto de John Carney, pero hey.. hasta para él debió ser fuente de inspiración las aventuras de los desamores de Rob Gordon en el Chicago de hace muchos años, personaje creado por el británico Nick Hornby y llevado a la escena americana gracias al fantástico John Cusack durante 113 minutos, y que nos daría a todos los melómanos del mundo un gigantesco “no estás solo, hay gente tan enfermamente fanática a la música como tu”.

Amor, miseria y soundtrack para acompañar, ¿y quién no se ha imaginado a “Everybody’s hurt” de REM sonando mientras nos recuperábamos de un desamor durante nuestra adolescencia? ¿nadie? ¿solo yo? Pues para los que recreamos cada momento de su vida con una canción, esta es su película, esta es su historia. Y como se cumplen 20 años de esta gema del cine pop cultural llena de magníficas referencias, y como Zoe Kravitz junto al mismo Hornby decidieron revivir este clásico en formato serie, creo que lo justo es que pongamos un poco de sonido a estos párrafos.

Voy a hacerles un review del film de Stephen Frears mientras analizamos su banda sonora, si, así de meta. Primero, deben saber que Rob, Barry y Dick (los personajes principales) son snobs musicales, por lo tanto decidir las canciones para esta película fue un trabajo complicado, un primer script contaba con 2000 temas, que luego 70 de ellos terminaron en el film y solo 15 en el BSO oficial, aunque tenemos espacio y tiempo en esta cuarentena, trataré de hablar de las canciones más importantes para la historia y no aburrirlos en el intento.

DISCLAIMER: Si para este momento no han visto la película, lo siguiente está lleno de spoilers y se los merecen.

13th Floor Elevators “You’re Gonna Miss Me” | Original LP Mono Mix version (1966)

Esta obra maestra de la música inicia con nuestro héroe sin capa escuchando el clásico psicodélico de la banda tejana de 13th Floor Elevators, uno de los favoritos de Syd Barrett y pioneros del género, este viaje de LSD nos introduce al principio del final, la separación entre Rob y Laura y ésta última yéndose del departamento lleno de vinilos. Rock viejo con ondas punk en forma de reclamo presenta la rabia del dejado y la impotencia llena de ego del personaje principal, “you’re gonna wake up one morning as the sun greets the dawn, you’re gonna look around in your mind, girl, you’re gonna find that I’m gone”. Rob es neurótico, inseguro, depresivo y obstinado, recuenta su top5 love breakups y nos da un flashback de sus fracasos, mientras escuchamos Bow Wow Wow, Elton John y algo de Joan Jett.

  • Top5 canciones de “vete y no vuelvas más”
  • 1. Ugly Kid Joe “Everything about you”
  • 2. Glorya Gaynor “I will survive”
  • 3. Marillion “Jigsaw”
  • 4. Alanis Morrisette “You oughta know”
  • 5. Green Day “F.O.D.”

*NOTA: hay un documental de 13th Floor Elevators llamado “You’re Gonna Miss Me (2005), que cuenta la historia de su vocalista Roky Erickson, marihuana, esquizofrenia y poesía, por si quieren saber un poco más de psicodelia, se los recomiendo.

Belle & Sebastian “Seymour Stein” | The Boy with the Arab Strap (1998)

Rob es el dueño de Championship Vinyl, un music joint para melómanos intensos atendido por sus dos (y únicos) amigos. Dick, tímido, cerebral y ansioso, es introducido mientras suena Belle & Sebastian (música para ignorar), tema de uno de sus discos más populares y aburridos, música indie escocesa que define la personalidad reservada de Dick, habla de Licorice Comfits, una banda inexistente inventada por Nick Hornby solo para demostrar el nivel de conocimiento exagerado musical bootlegger que tiene el personaje.

DATO CURIOSO: El actor que da vida a Dick es Todd Louiso, quien un par de años antes hizo un pequeño papel en Jerry Maguire (1998), como Chad The Nanny, en una bizarra escena le regala al personaje de Tom Cruise un cassette de Miles Davis y John Coltrane Stockholm 1963, “Two masters of freedom playing at a time before their art was corrupted by a zillion cocktail lounge performers who destroyed the legacy of the only American art form…Jazz”. ¿Acaso Chad es Dick? ¿Son hermanos gemelos? ¿Ambas películas viven en el mismo universo? *brain explotion*

Katrina & The Waves “Walking on Sunshine” | Katrina & The Waves (1985)

¿Qué mejor canción para presentar a Barry? Protagonizado brillantemente por Jack Black, el tercero de este grupo de misfits que raya en lo psicópata, su presencia le da al grupo ese nivel de pólvora necesario en toda discusión, apasionado de la música, irrespetuoso, rebelde pero al mismo tiempo inseguro, todos conocemos a un Barry, o todos hemos sido uno alguna vez. Este éxito de 1985 es música de celebración, primer tema del “Special Monday Morning Tape” creado por nuestro ancho amigo, aunque ya sea lunes en la tarde y obviamente la responsabilidad laboral no va de la mano cuando tienes algo para mostrarle al mundo.

DATO CURIOSO: No existe en la tierra el verdadero listado de este mixtape, solo sabemos que el segundo tema era “Little Latin Lupe Lu”, pero no la versión de Mitch Ryder and The Detroit Wheels sino la de The Righteous Brothers (what’s wrong with them?).

  • Top5 canciones para un lunes en la mañana (de tarde)
  • 1. DeBarge “Rythim of the Night”
  • 2. Montell Jordan “This is how we do it”
  • 3. Luis Miguel “Suave”
  • 4. Michael Jackson “Human Nature”
  • 5. Cutting Crew “(I just) Died in your arms”

Rompiendo la cuarta pared Rob nos cuenta durante la película su Top5 Breakups, flashbacks de frustraciones adolescentes, inseguridades sexuales, fracasos ansiosos y una espectacular Catherine Zeta Jones (Charlie) vistiendo una remera de The Pretenders USA Tour 1984. Nos presentan al protagonista como una especie de héroe depresivo a la Robert Smith. En una de las escenas más increíbles de la película, Dick visita a Rob para invitarlo a un recital durante una noche triste, pero al notar que está reorganizando su colección de vinilos no de forma alfabética ni cronológica llega a un momento orgásmico cuando Rob responde: lo hago de forma autobiográfica, si quiero encontrar la canción “Landslide” de Fleetwood Mac debo buscarla en 1983 (y no en 1975) cuando compré el disco para un regalo pero no lo entregué por “asuntos personales”.

Brillante.

Peter Frampton “Baby, I Love Your Way” performed by Lisa Bonet | Frampton (1975)

Si, Peter “fucking” Frampton, todos odiábamos esta canción luego de ser popularizada por un conjunto de blancos con dreads en versión reggae como intro de un programa de televisión noventera de salvavidas corriendo por una playa americana. Pero luego de una discusión telefónica con su madre, Rob y su séquito la escucha en vivo en la sexy voz de esa figura (también noventera) de Lisa Bonet -Marie De Salle- ¿y quien no quisiera salir con una cantante/compositora? Darle nuestra opinión de sus canciones, meternos en sus anotaciones… verán, para aquellos que no podemos ser arte, solo nos queda ser musa.

“Baby, I Love your Way” es romanticismo setentero con guitarra acústica, cuando todo era más simple y nos recuerda la necesidad de sentirnos entendidos, acompañados. La verdad es que nadie es realmente malo, todos estamos intentando… la gente cambia y los sentimientos también, incluso la forma de amar también cambia. Laura lo sabe, Rob no lo entiende.

Barry White “I’m Gonna Love You Just A Little More, Baby” | I’ve Got So Much to Give (1973)

Pero cuando Rob se entera por una amiga en común que Laura está saliendo con alguien nuevo, todas nuestras inseguridades salen al balcón y amenazan con lanzarnos. Un supuesto “Ian”, que bien podría llamarse Michael, Joseph o Sebastián. Los celos rompen todo lo que conocemos, incluso al ego más poderoso del mundo. ¿y no son los celos una transformación del amor y los miedos? Laura está con Ian, teniendo el mejor sexo de la historia pornográfica del universo al ritmo de Mr.White.

Existe un rumor de que en Estados Unidos la tasa de natalidad aumentaba cada vez que Barry White lanzaba un nuevo disco, no sé si es cierto pero me parece una historia excelente, así que la prefiero real. De su primer disco “I’ve Got so Much to Give” se extrae este soul/pop sexual, perfecto para un playlist en la cama, muy lejos de las nuevas generaciones y sus The Weeknd, Barry sabía qué decir, y como decirlo.

  • Top5 canciones para una good fuck:
  • 1. Sade “No Ordinary love”
  • 2. D’Angelo “One Mo’Gin”
  • 3. Nine Inch Nails “Discipline”
  • 4. Prince “Come”
  • 5. Chris Isaak “Wicked Game”

The Velvet Underground “Who Loves the Sun” | Loaded (1970)

Está bien, todos los hombres somos idiotas. Pero no siempre lo somos intencionalmente. Sin excusar nuestros errores debemos aceptar que estamos llenos de traumas, inseguridades, conflictos internos y a diferencia de (la mayoría) del sexo opuesto, no somos nada buenos lidiando con los sentimientos, Rob cometió muchas equivocaciones con Laura, y si, algunas tan fuertes que nos hace pensar totalmente lógico que lo abandonaran, probablemente todos nosotros nos lo merecíamos cuando nos pasó alguna vez… pero lo que al principio parece una simple traición se convierte en un viaje introspectivo hacía la realidad: somos idiotas, y eventualmente llegamos a la pregunta: ¿por qué soy tan idiota? ¿Estamos destinados a ser rechazados?

Estas y otras dudas existenciales masculinas aparecen mientras suena “Who Loves the Sun” del Loaded de The Velvet Underground, irónicamente el último disco de la banda americana antes de ser abandonada por Lou Reed, una radio hit depresiva en un ritmo de happy pop setentero, y no, nadie ama el sol cuando le rompieron el corazón, a la mierda las flores, los arcoíris y la felicidad desbordante.

En una especie de vendetta para el autoestima, Rob decide revisar el pasado y su Top5 breakups list en búsqueda de respuestas de lo que pasó, aconsejado por “The Boss” (Bruce Springsteen), llamarlas, saber como están, “a final good luck and good bye” y luego superarlas, algo así como doce pasos para el grupo de corazones rotos anónimos. ¿Qué puede salir mal?

Seguramente reafirmarnos lo idiota que somos y fuimos.

Aretha Franklin “Rock Steady” | Young, gifted and Black (1972)

Si, muy bien la novela y búsqueda filosófica del amor, pero el personaje principal es la música, el film del año 2000 está plagado de referencias a canciones y bandas de todos los géneros y épocas. En un día cualquiera, Barry alecciona a un indefenso cliente acerca de Echo and The Bunnymen y la excelencia de sus pares: Jesus and Mary Chain mientras lanza un vinilo del increíble “Psychocandy (1985)”, al otro lado de la tienda Dick habla de las influencias de Green Day, obviamente The Clash y Stiff Little Finger mientras alcanza una copia del “Inflammable Material (1979)” Todo esto mientras suena el clásico de 1972 de Aretha Franklin “Rock Steady”, un funky statement de lo gloriosa que era The Queen of the Soul. Esta mezcla de géneros es lo que hace tan increíble esta película para un amante de la música, “Young, gifted and Black (1972)” de la Franklin es tan importante para la historia de la humanidad como lo fue el “London Calling (1979)” y no, no le digan JAMÁS a nadie que no tienen el fucking “Blonde of Blonde (1966)”.

*EXTRA: The Beta Band “Dry the Rain” | The Three EPs (1998)

A la par de las clínicas musicales dadas por el entourage de Championship Vinyl, Rob dice la frase: “I will now sell five copies of The Three Eps by The Beta Band”, play button al crescendo de los 4:08min de este clásico instántaneo de los noventa, banda de culto británica conocida por ser aplaudida por Radiohead y Oasis con su folktrónica y su influencia indie. Una canción, en pocos minutos puede cambiar tu día y tu vida, te abre las puertas a un mundo tan desconocido como prometedor, la música tiene un efecto capaz de llevar cada sentimiento a su enésima potencia de intensidad, necesitamos música triste cuando estamos tristes, nos ayuda a reafianzar nuestro estado (sea el que sea), siempre habrá un tema que repare el corazón y otro que nos de un gran “tienes razón” en la espalda, la música no te rechaza, no te juzga, no te critica.

La canción adecuada siempre te apoya.

Bob Dylan “Tonight I’ll Be Staying here with You” | Nashville Skyline (1969)

Back to reality, en una de las veces en que los hombres somos idiotas (esta vez intencional) Rob se encuentra con una Laura que trata de justificar la separación y su relación con Ian, pero en un arrebato de egos y celos lo único que le importa a nuestro protagonista es compararse sexualmente con este semi Dios desconocido, y al encontrarse con la verdad en la que no han consumado físicamente la relación, el personaje de John Cusack hizo la clásica… sentirse victorioso, superior y en búsqueda de clavar un nuevo puñal a la historia al ritmo de “We are the Champions” de Queen.

Y lo cierto es que cuando tenemos escudo buscamos los guantes, lleno de una falsa autoestima solo nos queda dañar un poco más. Rob tiene una cita con Marie de Salle, y entre charlas de cine, música, libros nos reafirma lo importante de una relación: “the things you like, not how you are like.”  Y si, esta chica es una fantasía que queremos cumplir, podemos mentir(nos), hacernos el galante con una falsa sinceridad, crear un storyline tan perfectamente orquestado que ninguna mujer puede resistirse, la verdad es que no somos tan sensibles, no somos tan decentes, solo queremos cumplir la fantasía.

Existe una canción de Bob Dylan para cada momento de la vida, “Tonight…” es rendirnos ante lo inevitable, cuando conseguimos justo lo que buscamos (sea bueno o no) no nos queda otra que quedarnos en ese lugar donde lo conseguimos. Extraída del noveno disco “Nashville Skyline (1969)”, fue covereada por un sinfín de artistas, existe una versión de The Black Crowes tan dolorosa como la original. Escúchenla.

Por cierto, al despertar luego de “quedarnos con ella”, puede que nos demos cuenta que no es ella la indicada, y al despedirnos le tocará caminar en sentido opuesto al nuestro, pero bueno.. nadie nos quita lo cantado.

Bob Dylan “Most of the time” | Oh Mercy (1989)

Treinta años después Robert Allen Zimmerman graba este blues atmosférico y de corazón roto. Otro tema del gran Dylan, pero de uno distinto al anterior, nos llenamos de emociones, nos entregamos y en ocasiones perdemos. Solo en esa calma podemos ver el pasado y saber donde estuvieron los errores que nos llevaron al fracaso, Rob perdió contra él mismo la relación con Laura, y no es sino hasta el funeral de su exsuegro cuando se da cuenta que puede perder su amor también, ¿Cuántas veces podemos pedir perdón? Bueno, lo ideal es comenzar por hacerlo por vez primera.

“Most of the Time” es de “Oh Mercy (1989)” uno de mis discos preferidos de Bob, y este tema es especialmente triste, podemos hablar de lo que logramos la mayoría de las veces, superar, olvidar, tal vez incluso podemos decir que somos felices, pero cada una de esas veces lleva los muertos de las que no pudimos, lo que no decimos hace más ruido que lo dicho. “Don’t even remember what her lips felt like on mine, most of the time.”

Rob nunca estuvo comprometido en su relación, y ahora lo entiende. Y Laura, ella estaba cansada de que él no lo estuviera.

  • Top5 canciones para un corazón roto:
  • 1. Johnny Cash “Hurt” (Nine Inch Nails cover)
  • 2. Lauryn Hill “Ex Factor”
  • 3. Phil Collins “Against all odds”
  • 4. Jeff Buckley “Love, you should come over”
  • 5. Elliot Smith “Between the bars”

Jackie Wilson “I Get the sweetest Feeling”| I Get the Sweetest Feeling (1968)

Rob y Laura decidieron volver y todo bien. Volvieron las charlas interesantes, el sexo a toda hora y la salidas nocturnas, nos (re)conocemos una vez más, se habla del futuro, de la música y de la vida; ese sweet (fucking) feeling vuelve a aparecer como si nunca hubiera empacado su equipaje y mudado con ese otro idiota. De ese sentimiento canta el grandioso Jackie Wilson en 1968, orquestado mágicamente por Motown en una era de “felicidad” y voces dulces. Para los que no lo conocen Mr. Excitement fue una de los grandes exponentes del R&B y Soul durante los años sesenta, música para bailar en la cocina mientras preparas la cena con “the one”. La muerte de Wilson no fue tan alegre como sus canciones, falleció de neumonía el mismo año que otra voz tan importante como la de él y de quien hablaremos pronto: Marvin Gaye.

Siempre me llamó la atención una de las estrofas de este tema y creo que es la razón por la que fue seleccionada en este momento de la película:

With every passing day
I love you more in every way
I’m in love to stay

Chris Rock dijo en su stand up “Kill the Messenger (2008)”, “The most romantic words a man will ever say to you are these words: ‘I ain’t going nowhere”. Y realmente, quedarse no es la mejor expresión de amor?, pero supongo que siempre hay una buena razón para irse, ¿no?

  • Top5 canciones para bailar mientras cocinas:
  • 1. Kool and the Gang “Jungle Boogie”
  • 2. The Foundations “Build me up Buttercup”
  • 3. Billy Ocean “Caribbean Queen”
  • 4. Earth, Wind and Fire “September”
  • 5. Daft Punk “Get Lucky”

Stereolab “Lo Boob Oscilator” | Single (1995)

¿Está todo realmente bien? ¿Entonces porqué siempre hay una nueva chica que se acerca y reconoce que estás escuchando Stereolab? Y te derrumba el mundo pensando que esta si es la mujer de tus sueños y la vas a perder por no estar disponible. Mientras, Laura está organizando una fiesta de lanzamiento de un disco con Rob como DJ, ¿Acaso ella no entiende que él no está listo para eso? (silencio incomodo y enojado) ¿o es él quien no se da cuenta que es ella quien realmente cree en su potencial, incluso más que el mismo Rob?

Para acompañar este agridulce momento suena una banda lo fi londinense con una cantante francesa, en un tema extraído de un disco de rarezas (can you be more indie?), una canción que habla de la luna y su libertad, un pop experimental digno del sonido de la banda. Es sencilla y al mismo tiempo ambiciosa, se transforma a mitad de camino en un tema completamente diferente y atrevido, tal vez eso es lo que necesita Rob, atreverse. (y fijarse en quien te empuja hacerlo).

En una charla interesante con esta “nueva chica”, que además de todo es cronista musical (¿en serio?) Rob recibe la mejor pregunta que puedes hacerle a alguien que vas conociendo: ¿Cuál es tu Top 5 discos favoritos? Y él le propone hacerle un mixtape.

“Now, the making of a good compilation tape is a very subtle art. Many do’s and don’ts. First of all you’re using someone else’s poetry to express how you feel. This is a delicate thing.”

  • Top5 discos favoritos:
  • 1. Let me make you a mixtape.

Y en este cuarto acto, es cuando llegamos al peak point de nuestra historia en un increíble dialogo entre Rob y Laura. Esta “nueva chica” es una fantasía, y como todo imaginario perfecto, no tiene falla alguna, como cuando imágenes lujuriosas de la vecina se asoman en tu cabeza, siempre es con la ropa interior más increíble, encajes, rojo pasión, cuero, sexy as hell; pero olvidas que ella también tiene ropa interior vieja, cómoda, con un sex appeal que no pasa la audición de tus sueños húmedos.

Es una fantasía, y en algún momento nos cansamos de ella.

Lauryn Hill dijo en su glorioso Mtv Unplugged: See, fantasy is what people want, but reality is what they need. And I just retired from the fantasy part.” Puedes estar cansado de todo, pero nunca te cansas de ella.

Lo sabes bien.

Marvin Gaye “Let’s Get it On” | Let’s Get it On (1973) performed by Barry Jive and the Uptown Five (anteriormente llamados Sonic Death Monkey y prontamente conocidos como Kathleen Turner Overdrive)

Todo estará bien cuando nos dejemos llevar y dejemos de titubear, cuando entendamos que para ganar hay que arriesgarse, con la vida, con nuestros amores, con nuestras pasiones. Así que fuck it, tómala del brazo y bésala salvajemente como si no existiera el mañana, y si el beso es correspondido, no la dejes ir jamás.

Marvin Gaye fue uno de los más grandes cantantes, escritores y productores de la historia de la música, un talento que se extinguió demasiado pronto, aunque supongo que sin importar la edad, siempre hubiera sido demasiado pronto. Creador del sonido Motown y bien llamado “Prince of Soul”, Gaye tiene una discografía casi perfecta, y de ella nace “Let’s Get it On”, un soul cargado de sexualidad sin medias tintas, no hay nada que pueda escribir de este tema que no se haya hablado (o sentido antes), pero como nota curiosa que tal vez muchos no saben, el tema tiene una segunda parte en el disco como Track 4, llamada “Keep Gettin’ it on”, porque obvio.. hacían falta 3 minutos más de “it”.

Stevie Wonder “I Believe (when i fall in love it will be forever)”

Talking Book (1972)

The making of a great compilation tape, like breaking up, is hard to do and takes ages longer than it might seem. You gotta kick off with a killer, to grab attention. Then you got to take it up a notch, but you don’t wanna blow your wad, so then you got to cool it off a notch. There are a lot of rules. Anyway… I’ve started to make a tape… in my head… for Laura. Full of stuff she likes. Full of stuff that make her happy. For the first time I can sort of see how that is done.

Este monólogo final de Rob es sencillamente perfecto, y es la mayor enseñanza que nos deja esta magnífica película, el secreto de un mixtape (o playlist de Spotify) no está en reflejarte a ti en las canciones, está en hacer feliz a través de la música a alguien más, con lo que a ella le gusta, lo que a ella le hace bien, analogía aplicable a cualquier aspecto de la vida, el secreto es dar.

Con los créditos suena la última canción de otro disco perfecto en la historia de la música, “Talking Book (1972)” de Stevie Wonder, un genio que sigue con nosotros. Les recomiendo que lo escuchen cuando necesiten curarse de cualquier daño, les prometo que para cuando suene “I Believe”, todo estará bien.

20 años después de este maravilloso film de culto, Nick Hornby decidió traer la historia a las nuevas generaciones (demasiado perezosas como para ver algo que no está en Netflix o algún otro stream), High Fidelity (la serie) se estrenó en Hulu con Zoe Kravitz, la hija de Lenny Kravitz y Lisa Bonet (Marie De Salle herself) y en mi opinión, no funcionó del todo; por lo menos no para los que llevamos a la película en nuestros recuerdos.

Creo que hay cierto feeling que pertenece a épocas específicas y es imposible replicarlo, pero al mismo tiempo entiendo el esfuerzo cuando el amor a la música es atemporal y los desamores son eternos. Zoe no es John Cusack, hay cierta mística simpática y depresiva en él que veo difícil de repetir. Sin embargo, la actualización musical de la serie está on point de la mano de Questlove y eso siempre se agradece.

El Daniel de 16 años quiere guardar a High Fidelity como un tesoro, único y mío. Es un oasis al que acudo cada vez que me siento perdido en lo que quiero y realmente me hace feliz. Pero por otro lado, el mensaje es tan perfecto que debe ser compartido con el futuro… tal vez alguien con 16 años vea la pequeña Kravitz luchando con sus inseguridades y encontrando respuestas en una canción, se sienta [email protected] y por un momento, a salvo.

No quiero sugestionar a la vieja escuela o la nueva con mis palabras, vénla y me dicen que les pareció…

Que sean muy felices.

  • Top5 canciones para una despedida:
  • 1. Pearl Jam “Yellow ledbetter”
  • 2. Smashing Pumpkins “Landslide” (Fleetwood Mac cover)
  • 3. Death cab for cutie “I Will follow you into the dark”
  • 4. Dave Matthews Band “#41”
  • 5. Placebo “Twenty years
Daniel Borjas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *