Rayos de la Niñez: «Es muy difícil crear algo que te llene al 100%, pero creo que lo logramos»

En una charla extensa que dejó varios conceptos interesantes que detallan la vida de una banda que acaba de sacar su primer LP, y a la que esta pandemia le frenó todos los planes de mostrarlo en vivo. Rayos de la Niñez está más activo que nunca y Matías (guitarra y voz) nos cuenta la actualidad del proyecto.

¿Cómo fue la transición de la banda hacia el primer Lp? ¿Hubo muchos momentos de crisis o el objetivo siempre estuvo por sobre cualquier diferencia?

Veníamos de tocar en Mar del Plata y empezamos a grabar el disco, en ese entonces éramos Nawi (bajo y coros), Fede (guitarra y coros) y yo, Maty (voz y guitarra), no teníamos baterista fijo, así que nos guardamos de los shows hasta lanzar el primer single mientras probamos con diferentes bateristas, tardamos varios meses hasta que dimos con Lucas y complementamos muy bien al punto que fue uno más al poco tiempo.

Apenas pudimos acoplarnos por completo sacamos el primer single de ‘El final de los veranos’, ‘Todas mis canciones hablan de vos’, fue lanzado junto a un videoclip y tuvo un recibimiento hermoso que no imaginábamos. A los pocos días pudimos presentarlo en el Festival Inflamable junto a bandas como Playa Nudista, Mora y Los Metegoles y Rey Hindú, y toda la gente lo cantaba, fue muy lindo. Hoy en día sigue siendo el tema que más escuchas tiene.

Después llegó el segundo single: ‘TVLF’, canción que tuvo videoclip hace muy poco y nos ayudó a generar bastante expectativa del nuevo disco. Al poco tiempo lanzamos el álbum y pudimos presentarlo en Niceto Club frente a casi 200 personas, fue muy loco y emocionante, nunca habíamos visto tanta gente junta cantando a los gritos nuestras canciones.

¿Cómo fue el proceso de composición y grabación? ¿Trabajaron en conjunto con algún productor?

En ese transcurso Fede armó un estudio y sala de ensayo en su casa, motivo por el cual estuvimos unos meses sin poder grabar, justo meses después de empezar la grabación. Por más que la mayoría de las canciones las veníamos tocando en vivo y habían sido compuestas por mí (Maty) hace tiempo atrás, somos demasiado detallistas y fue difícil estar en cada uno de esos detalles, había días que iba al estudio y grababa algo que me parecía increíble y al otro día volvía y me parecía horrible. Eso pasó mil veces una y otra vez, es muy difícil crear algo que te llene al 100% pero creo que lo logramos. Siempre tuvimos en mente hacer algo totalmente diferente y trascendente.

Fue un trabajo independiente, Fede se encargó de la grabación y mezcla y fue masterizado por José D’Agostino en Moloko Vellocet (conocido por haber participado en infinidad de grandes discos, entre ellos los primeros de Las Ligas Menores, Bestia Bebé y 107 Faunos). Nos tomó varios meses de mucho trabajo pero el resultado fue muy positivo en todos los aspectos, a nosotros nos encanta y en muy pocos meses nos ayudó a sumar muchísimo público.

El parate de cuarentena los agarró en plena etapa de presentación del material. ¿Cómo reconvirtieron el momento? ¿En que trabajan a lo largo de este período?

Es un momento que creo que ninguna banda se hubiese imaginado y complicó mucho las cosas para cualquier proyecto, más porque sabemos bien que los shows no van a volver en poco tiempo y las cosas no serán como antes. También es un gran obstáculo para las ideas compositivas, cuesta mucho contar cosas reales y espontáneas que no sean recuerdos cuando uno vive lo mismo todos los días.

Mientras tanto, no nos queda otra que adaptarnos a todo esto y estar más activos que nunca, la cuarentena no sirve como excusa para generar parates. Y la inactividad solo concluye en que el público se aleje.

Toda esta situación nos cortó un poco la presentación del disco en lugares donde no pudimos ir y ahora teníamos la oportunidad con la trascendencia del álbum, muchas fechas que tuvimos que cancelar y esperamos poder reprogramar en algún momento; pero en general nos la arreglamos bastante bien y pudimos adaptarnos a esta nueva situación global: nos mantuvimos activos participando en muchos de los «recitales virtuales» que se pusieron de moda a través de vivos por las redes sociales conmigo (Maty) representando a la banda. Por ejemplo, recientemente participamos en el ‘Cuarentena x Streaming’, donde estuvimos compartiendo imaginariamente con muchas bandas y artistas que nos gustan mucho, como Julen y La Gente Sola o Quemarlo Todo Por Error, fue una movida bastante grande que duró una semana entera y estuvo muy buena. También nos invitaron a participar en festivales virtuales desde otras partes del mundo, como España, Guatemala y México, fue muy loco notar que había tanta gente viéndonos desde otros países y se sabían todos los temas, esas son cosas que tampoco pasan todo el tiempo. Creo que más allá de todo lo malo, la cuarentena nos enseñó a que en la escena hay que bancarnos todxs juntos.

Por otro lado, hace unas semanas lanzamos el videoclip de ‘Esencia fugaz (track #2 de ‘El final de los veranos’) que ya lo teníamos filmado y aprovechamos la cuarentena para largarlo. También seguimos maqueteando muchos temas de lo que va a ser nuestro próximo álbum y sacamos una canción dedicada especialmente a este momento desde nuestras casas, se titula ‘Cuarentena pop’ y lo lanzamos junto a un videoclip donde hicimos que la gente participe filmándose bailando, cantando o tocando desde su casa, fue un experimento bastante diferente a lo que acostumbramos, es medio complicado grabar un tema entre varias personas sin poder juntarse pero nos fascinó el resultado. El video lo hicimos en formato para Instagram TV pero también pueden encontrarlo en Youtube.

Se presentan con un sonido «indie uwupop conurbanense». ¿Cómo lo definirían? ¿Tiene similitudes con algún otro proyecto que anda dando vueltas?

Nunca nos sentimos cómodos encasillándonos, pero cuando lanzamos ‘El final de los veranos’ la primera reseña que recibimos fue de un blog que nos etiquetaba como ‘uwupop’, nos gustó mucho la definición y entendimos muy bien hacia dónde iba, así que comenzamos a utilizarla. Creemos en un sonido y filosofía propia fuera de cualquier etiqueta, una forma directa de contar las cosas que nos identifican, canciones de amor directas que juegan con lo absurdo, tiernas, ruidosas y energéticas que escapan del cliché típico del indie que está tan de moda. Pero canciones reales y auténticas por sobretodo, creo que de eso se trata todo esto.

Solemos encontrar algo de esto que hablamos en bandas de nuestros pagos: la zona sur del conurbano bonaerense, como también en la escena rosarina y chilena, por ejemplo: Torneo de Verano, Mitimitis, Los Bilis, Paracaidistas, Bubis Vayins, Daddy Rocks, etc.

¿Qué opinión tienen sobre lo que va a ocurrir luego de la cuarentena con todo el mercado de la música y en especial del under, que es donde ustedes están transitando?

Lo más probable es que no tengamos la oportunidad de hacer un show presencial por un largo tiempo, por más que la cuarentena termine van a evitar que la gente se aglomere. De todas formas, veremos que es lo que pasa a medida que esto vaya fluyendo y todo se vaya recuperando, mientras tanto es la idea es ingeniársela, crear cosas nuevas, es el mejor momento para eso. Además estábamos por entrar a grabar un nuevo álbum, así que todo esto complica todo lo planeado, desde la grabación, los lanzamientos y hasta la parte creativa.

El under es un ámbito sensible, pensá que dentro de la banda la fuente principal de ingresos es por la venta de tickets y los discos que vendemos en los shows, y todos esos ingresos los volvemos a invertir en la banda. Creo que todxs estamos en la misma, ojalá podamos salir a tocar lo más pronto posible, porque es lo que más nos gusta y hace sentir vivos.

Federico Bravo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *