Abrahuella: «En ningún momento nos propusimos fusionar por el hecho mismo de hacerlo»

Una banda edita un disco, suma un integrante, cambia de nombre y edita un disco. Este itinerario defina el proceso de vida de Abrahuella, trío que está editando su segundo material en un contexto adverso para una banda independiente. En una charla extensa y jugosa repasamos el proceso de composición de la placa y todo lo que gira alrededor del trabajo musical.

«Hecho de sur» es más que un nuevo disco para el proyecto. ¿Cómo lo sienten internamente?

Es verdad que es más que un nuevo disco, es un manifiesto. Es el resultado de conectarnos con una búsqueda profunda de cada unx de lxs integrantes del grupo, y a su vez una respuesta a cosas de lo colectivo de Argentina que nos tocan y nos interpelan para hablar de ellas también. Así que se siente muy potente, muy movilizante y por otro lado se siente vertiginoso, pues al ser tan profundo y tan personal es a su vez íntimo y eso genera cierto vértigo.
Además nos dá mucha alegría. Es un momento feliz y muy especial a pesar de esta situación de cuarentena imprevista, que cambió casi todos nuestros planes como le pasó a la gran mayoría de la gente, porque es emocionante y es motivo de festejo poder compartir con otrxs aquello que nos hace feliz hacer y decir.

¿Cómo fue el proceso de composición de las canciones? ¿De qué manera encararon la producción?

La composición fue un gran viaje. Pero uno de esos en que encarás para un lugar más o menos pautado, y después te dejas llevar y sorprender por el camino. Y nos sorprendimos groso. En ese camino pasó lo que suele pasar en esos viajes, cambiamos de rumbo bruscamente más de una vez, o decidimos quedarnos un toque más en algo porque así lo sentimos correcto. Nos dejamos llevar, pues era necesario, lo demandaban las ideas que nos rondaban y que salían en melodías balbuceadas o en una progresión de acordes, o en una incontenible necesidad de hablar de algo o de alguien. 

Este viaje compositivo comienza en un viaje real a Ushuaia en enero del 2019. Si bien allí no compusimos estrictamente ninguna de estas canciones que forman el disco, ahí comenzamos a gestarlo y nació su espíritu. Luego de largas caminatas en el Parque Nacional Tierra del Fuego caíamos a cantarle al largo atardecer fueguino viejas canciones nuestras que no habían encontrado lugar en el proyecto aún, «El Dique» y «Canción del Verano». A estas dos se le sumó una oda a los senderistas (justamente en eso estábamos) que compuso Pablo Bonagno, amigo, compañero de viaje y colaborador de la banda. Con esas tres canciones muy tocadas volvimos a casa con ganas de grabarlas haciendo un ep especial, distinto a lo que veníamos haciendo: un pequeño regalo del sur, especial pero modesto. Pero la primera mitad del 2019 fue de mucho revuelo emocional para nosotrxs. Advino la necesidad de contar en «Chacarera de la Ausencia» y «Zamba para Pelu y para Jorge» historias familiares, personales, pero también colectivas, que no podían ser acalladas ni dejaban tampoco de vincularse con el sur, con mirar para adentro. Se incorpora Juan al grupo en bombo legüero, siendo esto un shock de renovada energía y un replanteo de nuestro sonido en vivo. De todo esto salieron nuevas ideas y así fuimos a grabarlas. Ya teníamos agendados los días de estudio, así que los mantuvimos pero en vez de ir a grabar 3 canciones, grabamos 8. Y como este albúm resume mucho nuestras búsquedas personales nos dimos el gusto de invitar a tocar a muchxs amigxs.

En cuanto a la producción de los temas aprovechamos al mango la posibilidad que nos dan los instrumentos electrónicos. Si bien teníamos grabadas algunas referencias nos permitimos cambiar muchas cosas en el proceso e incluir pistas para algunas canciones con instrumentos con sonoridades impensadas. La Siesta del Fauno es un estudio-laboratorio y se presta para ese juego

La fusión de estilos a veces puede dejar una canción a medio camino. ¿Conviven con esas ideas o piensan que mientras haya más mezcla mejor?

Ni una cosa ni la otra. Nosotrxs componemos, cantamos y tocamos como nos sale. Es la forma más genuina. En ningún momento nos propusimos fusionar por el hecho mismo de hacerlo. Sí nos propusimos seriamente encontrar un modo propio, no copiar a nadie, y que este modo propio nos resulte divertido, interesante y que nos enriquezca. Así es que a la hora de abordar nuestra música lo hacemos con aquellos lenguajes que son significativos en nuestra historia musical: el folclore, la música electrónica, el rock. Pensamos que es un camino que aún tenemos por delante, pero que con Hecho de Sur hemos dado un gran paso.

Hace unos años el proyecto era un dúo y tenía otro nombre. ¿En qué los fortaleció este cambio global que hicieron?

El sonido del grupo en vivo se volvió más potente con el bombo legüero. Antes usábamos percusiones electrónicas que si bien sonaban muy bien, la fuerza de la madera y el cuero son tremendas. Juan ya era parte del grupo desde sus comienzos en el área visual, tanto en vivo como en el diseño de arte para Desandando. Cuando él empieza a tocar en el grupo decidimos cambiar el nombre, por esto y por un montón de cuestiones personales que se vinculan con las canciones de este disco que estamos por lanzar. Pero el nuevo nombre no está desligado del anterior, sino que lo homenajea de alguna forma. Luego de desandar el caminar propio, de conocernos, de ahondar, salimos al abra, andamos la huella, abrimos camino: nos brindamos. De ahí viene AbraHuella. Nos dice tanto este nombre que nos plantamos distinto a la hora de hacer nuestra música, con más raíz, más firmes.

El proceso nos dió vértigo, pues en nuestro círculo ya se había instalado el anterior pero todo este proceso fue encarado abierto a lxs amigxs cercanos y contactos de nuestras redes, y eso también fortaleció nuestros vínculos.

Llegó el momento de la recomendación musical para los lectores. ¿Que suena durante la cuarentena en la playlist de «Abrahuella?

Suena de todo!!! Suenan músicos amigos como Matías Rivarola ,que sacó su albúm debut «Centro Fantásma», el año pasado o Sebastián Díaz Ramos con su «Bambu». También Lucas Guinart que tiene unas canciones increíbles y una gran voz. Una banda que nos gusta mucho, NuestrocrimeN, gran banda de rock.

Suenan también nuestrxs referentes musicales como Raly Barrionuevo, Tonolec, Duratierra, Peteco Carabajal, Fede Toledo. Suenan las hermosas voces de Gabo Ferro y de Luciana Jury. Suena Lisandro Aristimuño. Suena Lauphan, que tiene una búsqueda súper interesante. También grandes ídolos como Liliana Herrero, León Gieco. Últimamente estuvimos escuchando Triángula, increíble proyecto de Micaela Vita, Noelia Recalde y Nadia Larcher. También Klauss, mítico grupo argentino de música electrónica, su último disco, 921, es una belleza.

Federico Bravo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *