BUNBURY y “Deseos de Usar y Tirar”

Hoy, que me das la promesa de un acorde mayor, recuerdo que de pequeño (con tu “Pequeño”) me enseñaste a querer ser mayor; De mayor no logré ser tan pequeño como hubiera querido. Y con el pasar de tiempos no tan fugaces, vos seguis cantando y yo sigo escuchándote, como vos a Nick Cave, espero el siguiente paso y vos el próximo disco.

Enrique Bunbury y la espera de dos años (o un poco más), que no es sino el tiempo prudente que tardan nuevas melodías en aparecer en su garganta. Yo, por mi parte, con más canas en la barba despierto una mañana para encontrarme con “Deseos de Usar y Tirar”, adelanto de tu futuro, o tu presente en formato de canciones urgentes, urgentes para nosotros que te esperamos siempre.

Se cumplen 15 días de escuchar cuatro minutos y nueve segundos de un primer adelanto, y a pocos días de un segundo asalto, es necesario levantar los brazos y hablar antes de que suene la campana.

Me rehúso a hablar de un “bolero electrónico”, cuando no cabe duda alguna que puede escucharse en cualquier cantina de nocturnas soledades o ser recitada en alguna serenata (con los tragos adecuados) de una calle empedrada, la caja musical conectada es irrelevante cuando la pasión la dicta un mensaje atemporal en una voz/corazón que ha tomado una decisión, la misma que deshecha por el placer de hacerlo, porque si ya vivimos lo que había que vivir, si luego de haber conseguido todo placer hedonista, no queda nada, ¿qué más nos queda por hacer? Mi abuela diría: lo que no se usa, se tira.

Pero hay algo en ese retumbe de tambor, una especie de remate sorpresivo que pone punto final en el latir de la canción a partir de la segunda vuelta, la serenata es ahora baile hipnótico, como mantra repetitivo para convencer a la víctima de nuestras palabras, o para convencernos a nosotros de lo decidido.

Bunbury tampoco es pequeño, y esta canción no es su pasado. Con menos guitarra y más sintetizador el aragonés errante nos miente y nos complace al mismo tiempo, mostrándonos lo opuesto que esperábamos y que no sabíamos que necesitábamos con tanta emergencia. Vos rendile tributo a Lynch, yo te lo rindo a vos.

______________________________________________________________________________

El disco se llama «Posible» y el tracklist es:

1. Cualquiera en su sano juicio (se habría vuelto loco por ti)
2. Hombre de mundo
3. Deseos de usar y tirar
4. Mis posibilidades (Interstellar)
5. Las palabras
6. Arte de vanguardia
7. Mariachi sin cabeza
8. Como un millón de dólares
9. Indeciso o no
10. Los términos de mi rendición

Enrique Bunbury regresa a Buenos Aires en su gira 2020. Todavía no sabemos dónde pero la fecha decidida es el 06 de agosto, un jueves de invierno.

Daniel Borjas
Últimas entradas de Daniel Borjas (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *