Proyecto Da Silva: «En cuanto a sonidos, crecimos hacia algún lugar medio inesperado o insospechado si lo pudiéramos pensar desde el momento inicial»

En medio de un descanso merecido luego de un arduo 2019 tuvimos la chance de charlar con Fernando Larrosa (sintetizadores, secuencias, piano y programaciones) de Proyecto Da Silva, quienes acaban de editar su tercer disco llamado «Ey Amigo». Desde las formas de composición hasta la madurez de los artistas fueron los tópicos por los que pasó una charla que dejó varias frases.

Año nuevo, un disco salido a finales del anterior. ¿En dónde están enfocadas las energías de Proyecto Da Silva en la actualidad?

Año nuevo y disco nuevo que estamos disfrutando. En realidad lo disfrutamos durante todo el proceso que nos llevó casi todo el año pasado. Desde que empezaron a surgir los primeros esbozos de las primeras canciones, y durante todo el armado y el trabajo en estudio fue un gran placer. El disco salió a fines de noviembre y con eso terminamos el año dedicados casi completamente al disco. Ahora estamos relajados, dispersos, en una suerte de vacaciones que nos sirve para tomar distancia y disfrutar estas canciones nuevas ya en la calle. 

Un tercer disco era el de madurez de una banda hace un tiempo. ¿Ustedes cómo lo sintieron? ¿En cual aspecto crecieron más?

Claramente era un cliché y también otra época, donde los discos tenían más presencia que ahora que el mercado se rige por singles y lanzamientos continuos de canciones sueltas. Por otro lado, cada disco o cada obra habla del momento en particular, así que cada uno por su lado es tan maduro como los otros: el primer disco de Pescado Rabioso habla de su tiempo de comienzos de los 70 o el primero de El Mató habla perfectamente de los comienzos del 2000. Los artistas son maduros cuando pueden expresar el clima de su época. Sea Spinetta, Charly o Wos. En nuestro caso, fuimos creciendo con los discos, pero también porque la vida te va haciendo crecer. En cuanto a sonidos, crecimos hacia algún lugar medio inesperado o insospechado si lo pudiéramos pensar desde el momento inicial. Y en cuanto a concepto, siempre fuimos bastante introspectivos, pero con un anclaje fuerte en lo que pasa en la calle en el día a día. 

¿Cómo fue el proceso de producción y de composición de las canciones? ¿Repitieron alguna fórmula?

Como con otras canciones anteriores, trabajamos mucho desde ideas iniciales que después van mutando en la sala de ensayos y tomando forma y particularidad propia. Pero el proceso en sí del armado del disco, y todo el tiempo que le dedicamos y la búsqueda de sonidos, fueron bastante distintas a experiencias anteriores. Además, antes hacíamos canciones que luego vestíamos de sonidos electrónicos y en este caso las ideas iniciales partieron de máquinas, sintetizadores, secuencias. Es decir, las canciones esta vez se estructuraron desde la electrónica y luego las llevamos más al terreno del rock. 

¿Cómo sienten que se acomodan las canciones de «Ey amigo» en la historia de la banda? ¿Cuál es la preferida de ustedes?

Un poco está en lo que te decía en la respuesta anterior. Surgieron de una forma distinta de laburarlas, pero sin dejar de sentirnos que eran una continuidad. Todas son un poco preferidas. Pueden ir variando un día más unas que otras, pero todas tienen su lugar y fueron parte de un proceso que se llevó algo de nuestras vidas y que también nos dejó una gran experiencia. 

¿Cuáles son las próximas fechas en vivo? ¿A cual ciudad les gustaría llegar?

Aún no tenemos fechas cerradas para el 2020 porque recién arranca y nos tomamos unas vacaciones de todo. Cuando nos rearmemos empezaremos a planificar el año. Siempre nos gusta girar por el Interior, hemos vivido noches increíbles tocando en Córdoba, Rosario o en Chile. Nos gustaría llegar a la Patagonia, que nunca fuimos, y también ir a Uruguay y Brasil, que siempre estuvo en los planes y por diferentes cosas no se dieron. Por ahora eso, después veremos, nos gusta poder llegar a todos lados y cada ciudad nueva es un placer y una nueva experiencia. 

Federico Bravo
Últimas entradas de Federico Bravo (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *